PANORAMA INTERNACIONAL ANÁHUAC

Acuerdo de Belfast: 25 años

El 10 de abril se cumplieron 25 años del acuerdo de Belfast, conocido como el acuerdo del Viernes Santo, firmado en 1998

OPINIÓN

·
Alina Gamboa Combs / Panorama Internacional Anáhuac / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

Después de más de 30 años de violencia en Irlanda del Norte, los grupos nacionalistas y lealistas negociaron para llegar a un acuerdo que no cumplía las peticiones de ninguna de las dos comunidades. Ni los nacionalistas tendrían la unificación con la República de Irlanda, ni los lealistas tendrían la total separación de la República de Irlanda y vínculos más estrechos dentro del Reino Unido.

El acuerdo logró el cese a la violencia, la economía empezó a crecer, empresas llegaron a Irlanda del Norte al igual que otras inversiones y turismo. Al eliminar la frontera “dura” entre la República de Irlanda con Irlanda del Norte (un acontecimiento que fue posible porque Reino Unido y la República de Irlanda pertenecían a la Unión Europea permitiendo el libre movimiento de bienes y servicios, capital y personas), se facilita la movilidad dentro de la isla y ayuda a bajar las tensiones provocadas por las constantes revisiones de seguridad que hacía el Royal Ulster Constabulary, ahora desmantelado. 

Poco a poco, los grupos paramilitares entregaron sus armas y los partidos políticos formaron el gobierno local establecido por el acuerdo. Pero existe una cláusula que condiciona que, la Asamblea entra en funciones únicamente si los dos partidos políticos mayoritarios de ambas comunidades toman posesión de sus puestos. Como resultado, el gobierno local de Irlanda del Norte sólo ha operado 60% del tiempo desde 1999.

El voto del Reino Unido a favor de salir de la Unión Europea en 2016 vuelve a plantear los términos de la frontera entre la República de Irlanda (quien mantiene su membresía) e Irlanda del Norte (quien sale). Aunque se negociaron condiciones de libre comercio, ya no incluye el libre movimiento de servicios y personas, y no están homologadas las normas fitosanitarias ni los estándares de producción. Los dos Estados buscan una forma de conciliar su nueva realidad político-comercial con los compromisos del acuerdo de Belfast.

Estados Unidos tuvo un papel importante en las negociaciones de paz en 1998 y, para conmemorar, el presidente de EU, Joe Biden viajó a Belfast del 11 al 12 de abril. Remarcó la importancia del acuerdo de Belfast y la prioridad de salvaguardarlo. Asimismo, exhortó a todos los partidos políticos a consolidar la Asamblea, para buscar una gobernanza local efectiva que aborde las necesidades cotidianas de la población. 

Para esto, insinuó que un gobierno estable en Belfast, resultaría en un crecimiento de inversión estadounidense en la región que pudiera llegar a seis mil millones de dólares. ¿Será que este incentivo sea suficiente para revertir el estancamiento gubernamental que se ha vivido en Irlanda del Norte?  

Alina Gamboa Combs

Dra. Alina Gamboa Combs. Profesora-investigadora de la Facultad de Estudios Globales 

@AlinaGamboa10

MAAZ