COLUMNA INVITADA

Prioridad garantizar esquemas de vacunación en niños

Niños de todas las edades pueden contraer la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)

OPINIÓN

·
Diana Guarneros de Regil / Columna invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

Niños de todas las edades pueden contraer la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) y experimentar sus complicaciones. Aunque los niños tienen menos probabilidades de enfermar gravemente, el COVID-19 aún puede causar enfermedades graves en los niños, además de aumentar el riesgo de desarrollar una enfermedad rara llamada síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C). Se trata de una enfermedad en la que pueden inflamarse el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales. La mayoría de los casos se resuelven con atención médica, pero otros pueden tener desenlaces mortales 1.

Debido a que los niños están expuestos en sus diversas actividades cotidianas como guardería, jardín de niños, escuela, juegos, deportes, artes, entre otros, y al mismo tiempo, están en contacto con sus familiares, como padres y abuelos, tienen un alto riesgo o probabilidad de enfermarse y al mismo tiempo de ser quienes más propaguen la enfermedad, lo que se convierte en un ciclo sin fin en la erradicación del COVID-19. De ahí la importancia de hacer de la vacunación de este colectivo una acción prioritaria de salud pública.

Un claro ejemplo del impacto positivo de la inmunización infantil es la vacuna contra la tuberculosis en niños de 1 y 2 años. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), México ha alcanzado una cobertura de 97.3%. Por otro lado, las cifras de vacunación contra Covid-19 en esta población aún están muy por debajo debido a varios factores, entre los que destaca que en el país aún no están disponibles las vacunas pediátricas, específicamente las dirigidas a niños de 6 meses a 5 años. Recordemos que las vacunas sólo están disponibles para niños de 5 a 11 años, adolescentes de 12 a 17 años y adultos a partir de
los 18 años.

Es importante destacar que existen vacunas seguras y eficaces para los niños que se aplican con éxito en otros países. Un ejemplo de esto es la vacuna pediátrica de Moderna, empresa pionera, y líder en el desarrollo de tecnología de ARNm aprobada y aplicada a poblaciones pediátricas en muchos países del mundo. Mientras que en América Latina, sólo Argentina y Perú son los más avanzados y las utilizan para proteger a la primera infancia.

Como se mencionó anteriormente, en México aún existen grupos de edad que no cubren su esquema básico de vacunación. Para lograrlo, el primer paso es optimizar el abasto y la disponibilidad de vacunas. Con la vacuna pediátrica, en caso de contagio, los niños estarían más seguros, y con ellos, todos los adultos de su entorno escolar, social y familiar. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las campañas de vacunación contra la COVID-19 buscan fomentar la confianza en la seguridad y eficacia de todas las vacunas y acelerar y fortalecer la tasa de cobertura de todos los grupos prioritarios, incluida la población infantil. 

POR DIANA GUARNEROS DE REGIL

Gerente Médico de Asofarma México

MAAZ