COLUMNA INVITADA

Las designaciones pendientes

Como siempre lo he dicho, ocupar un cargo público determinado sin tener el perfil necesario es también un acto de corrupción, por lo tanto, debemos estar alerta sobre los nombramientos que realizan los poderes públicos de los titulares de las instituciones del Estado

OPINIÓN

·
Julieta del Río / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Actualmente en nuestro país existen 16 designaciones de alta responsabilidad pública en 11 instituciones federales que se encuentran pendientes de resolución; 11 de estos nombramientos dependen del titular del Poder Ejecutivo Federal –quien debe hacer las propuestas correspondientes al Congreso–, y 5 del Senado de la República. El INAI, el IFT, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa y el Consejo de la Judicatura Federal, son ejemplos de organismos cuya operatividad puede estar en riesgo si no se realizan las designaciones respectivas lo más pronto posible. Ante este panorama, es preciso que se actúe con responsabilidad, que sean superadas las diferencias, y que se privilegie el diálogo a favor de México y de nuestra vida democrática.

El Observatorio de Designaciones Públicas (ODP) realizó recientemente una protesta simbólica afuera del Senado para visibilizar dicho problema. Integrado por Fundar y Artículo 19, esta organización defiende e impulsa la transparencia en los procesos de designación de servidores públicos –así como la deliberación pública de los mismos–, para combatir la corrupción, la impunidad y fortalecer el Estado de Derecho.

Como siempre lo he dicho, ocupar un cargo público determinado sin tener el perfil necesario es también un acto de corrupción, por lo tanto, debemos estar alerta sobre los nombramientos que realizan los poderes públicos de los titulares de las instituciones del Estado. En todo sentido, contar con órganos autónomos –como el INAI y el INE– incompletos e imposibilitados para realizar sus funciones constitucionales, afecta el sistema de equilibrios que tanto trabajo ha costado formar en México y pone en peligro la democracia, así como la garantía de los derechos humanos.

Celebro que desde la Jucopo del Senado de la República haya voluntad y apertura para sacar adelante estos nombramientos y para cooperar y escuchar a diversos actores políticos; considero que esta es la actitud que debe permear en todas las instituciones públicas.

Recordemos que, en abril próximo, 4 de los 11 consejeros electorales deben ser renovados, por lo que es primordial que la Jucopo de la Cámara de Diputados emita la nueva convocatoria que dará el banderazo de salida a la renovación del INE y permitirá la instalación del Comité Técnico de Evaluación que analizará los perfiles de las y los candidatos a consejeros, en el cual el INAI realizó la parte que le correspondía desde diciembre del año pasado.

Las designaciones son vitales y de máximo interés para la sociedad, pues permiten renovar la vida pública de este país. Los cargos públicos no tienen nombre, son prestados; las y los servidores públicos debemos ser institucionales, apegarnos a nuestras obligaciones constitucionales y actuar en consecuencia. Para la reflexión: ninguna ley puede estar por encima de la Constitución.

POR JULIETA DEL RÍO
COMISIONADA DEL INAI
@JULIETDELRIO

PAL

Temas