TRES EN RAYA

¿Qué se siente que Acapulco haya sido sacrificado en aras de tu campaña?

De un plumazo desaparecieron a 45 municipios de la declaratoria de desastre y los otros dos, por decreto, en menos de un mes ya no fueron emergencia

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

De un plumazo desaparecieron a 45 municipios de la declaratoria de desastre y los otros dos, por decreto, en menos de un mes ya no fueron emergencia. Además, no se contempló ni un peso para la reconstrucción de Acapulco y municipios conurbados en el presupuesto de la Federación para el próximo año.

Es evidente que nadie desea una tragedia como la que trajo OTIS a Guerrero. Y que el partido en el poder y estructuras de autoridad siempre tendrán mejores planes —de acuerdo a sus intereses— para los dineros del erario.

Pero una vez que ocurre lo impensable, y dado que la administración pública tiene la obligación de hacerle frente, resulta criminal hacer como si nada y continuar destinando los recursos públicos a la campaña de la abanderada presidencial como originalmente estaba planeado, en lugar de aliviar la desgracia de millones de guerrerenses.

Pues bien, eso es exactamente lo que ha hecho la 4T. Contrario a lo comprometido, la desaparición de fideicomisos y fondos diversos ha puesto en jaque el apoyo de la federación a Guerrero.

El gobierno ha privilegiado la inyección de dinero a aquello que se traduzca en ventajas electorales para Morena. Criminal sin duda, ya que la realidad, esa que no entiende de otros datos, está allí y continúa azotando a Acapulco y a otros 46 municipios aledaños, mientras que los recursos y apoyos para la reconstrucción y reactivación económica del puerto brillan por su ausencia.

Las familias guerrerenses afectadas recibirán 10 mil míseros pesos, además de algunos enseres domésticos. ¡Ah!, y mismo esos los repartirá la 4T a modo de actos de proselitismo electoral. Félix Salgado Macedonio supervisará la operación… ¿Las acciones para volverse a poner en pie? Esas, ya dijo López Obrador, pasan a ser asunto de los propios afectados. ‘Autoconstrucción’, le llama el mandatario.

No hay un plan de reconstrucción, ni de relanzamiento de Acapulco, tampoco de creación de empleos. Guerrero está abandonado en sentido literal y figurado por la administración morenista; ni siquiera los 61 mil millones de pesos propuestos existen en los hechos.

¿A dónde va todo el dinero que se requiere para reconstruir Acapulco? ¿Por qué el gobierno federal ha decidido ignorar a tantas personas? No se necesita mucho ingenio para arribar a las respuestas a esas interrogantes.

Y de ahí una nueva pregunta: ¿qué se siente hacer una campaña que se traduce en sacrificar a Guerrero? ¿Tener 15, 30 o 50 puntos de ventaja sobre un contrincante si es a costa de la posibilidad para cientos de miles de familias de rehacer su vida? Cuando se habla del 2024 como elección de Estado, uno se refiere precisamente a hechos como ese. Las prioridades presupuestales del gobierno lo dicen todo.

El azote que sufren los guerrerenses no solo es el sufrido por OTIS, es también el que diariamente reciben desde el 25 de octubre al no ser atendidos ni auxiliados por el gobierno y ni siquiera ser escuchados por el presidente, quien argumenta que los llamados son “oportunismo y politiquería”…

¿Exagero? En lo más mínimo. La narrativa 4t sobre Otis NO habla de un huracán; al fenómeno se le refiere y ha quedado registrado oficialmente como “fuertes lluvias”. Eso sí, como concesión a los acapulqueños, su presidenta municipal, Abelina López destituyó a su secretario particular por robarse una cuatrimoto durante los saqueos que se suscitaron en aquella ciudad... Tuvo que pasar casi un mes para que se tomaran cartas en el asunto al respecto de un delito cometido por una autoridad que había quedado grabado en video.

¿Entenderemos los mexicanos el tamaño de la desvergüenza? La 4T se lleva todo lo que de otra forma le correspondería a los afectados y a la reconstrucción de Guerrero.

Estoy convencida de que es labor tanto de la oposición como de todos los que hemos visto, escuchado y conocido el tamaño de la devastación el no permitir que el régimen y quien pretende heredar su legado sean tan, pero tan cínicos.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN 

COLABORADORA

VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM  

EEZ

Temas