COLUMNA INVITADA

Discurso e imagen de Claudia, Xóchitl y Samuel

Dice el dicho que el amor y el dinero no pueden ocultarse. Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Samuel García

OPINIÓN

·
Onel Ortiz Fragoso / Colaborador / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

Dice el dicho que el amor y el dinero no pueden ocultarse. Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Samuel García iniciaron sus precampañas. Ha transcurrido apenas una semana. Si en política, la forma es fondo, como dice el clásico, ya podemos identificar discursos, estrategias y medios de los aspirantes a gobernar México.

Nada nuevo bajo el Sol. En términos generales, las precandidatas siguen con la línea con la que ganaron las nominaciones de sus respectivas coaliciones electorales. Samuel García aún no es ungido como abanderado de Movimiento Ciudadano, pero por la vía de los hechos, actúa como tal.

Claudia Sheinbaum representa la continuidad. Votarían por ella quienes deseen la continuación de los programas sociales y el aumento a los salarios; así como, los que apoyen la austeridad y demás políticas públicas de la Cuarta Transformación. Así lo expresa su discurso y su imagen.

La precandidata de Morena utiliza con intensidad las redes sociales y los medios de comunicación, pero su fortaleza está en los integrantes del movimiento de regeneración nacional.

AMLO le entregó el bastón de mando de su movimiento, el cual no es un partido político, ni una masa, como magistralmente la definió Elías Canetti, sino una forma de organización y sentimiento social que se expresa electoralmente, que en 2018 votó por AMLO, que ahora lo mantienen con altos niveles de aceptación y a Morena y a su precandidata en el primer lugar en las tendencias electorales.

Sus detractores la catalogan como una copia de Andrés Manuel López Obrador. Le critican todo, su forma de hablar, su repetitivo discurso y, por supuesto, su forma de vestir. La pregunta es: ¿Por qué Claudia Sheinbaum tendría que cambiar, si con esa estrategia, discurso y planteamientos ganó la contienda interna y mantiene una amplia ventaja de su más cercano contendiente?

Xóchitl Gálvez representa el voto en contra de AMLO. Obvio, por ella votarían los adversarios de Morena y todo lo que representan sus gobiernos, políticas y dirigentes. La senadora panista construyó su precandidatura con acciones y particularmente, con respuestas puntuales al presidente. Sin embargo, la resolución de las autoridades electorales prohibió a AMLO mencionarla en sus conferencias, con lo cual en su precampaña perdió el impulso.  

Xóchitl Gálvez utiliza con intensidad las redes sociales y la inteligencia artificial. En el mundo real, aparece sola, sin equipo y lejos del interés de los partidos que la postularon y que ahora ocupan su tiempo en repartirse candidaturas.

Samuel García representa el anti-político. Votarían por él un sector del voto joven y de clase media que rechaza la política y los políticos tradicionales. Su propuesta no es ideológica, sino publicitaria y su mejor promotora es su esposa Mariana Rodríguez. Fuera de Nuevo León, carece de infraestructura o de apoyos partidarios, por ello, su arma principal son las redes sociales. Eso pienso yo, ¿usted qué opina? La política es de bronce.

POR ONEL ORTIZ FRAGOSO

COLABORADOR

@ONELORTIZ

MAAZ