PASIÓN POR CORRER

La nueva era en el maratón

Kelvin Kiptum comenzó a escribir un nuevo capítulo con su majestuoso tiempo. Lo memorable es que tanto él, como Eliud Kipchoge, están demostrando que sí es posible, con talento, disciplina y tecnología, correr un maratón en menos de dos horas

OPINIÓN

·
Rossana Ayala / Pasión por Correr / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Cuando el keniata, Kelvin Kiptum, con sus 23 años y apenas su tercer maratón, cruzaba los 21 kilómetros del maratón de Chicago, con un tiempo de 60m:48s, se confirmaba que hay seres humanos que nacieron no sólo para correr, sino para enseñarnos que no hay imposibles. Después con su impresionante cambio de ritmo, entre los kilómetros 30 y 35, el keniata cruzó la meta en 2h:00m:35s, para romper por 34 segundos, la plusmarca mundial que estaba en poder de Eliud Kipchoge.

Para comprender lo vertiginosa e impresionante carrera del joven Kiptum –a diferencia de Kipchoge, que corrió su primer maratón a los 28 años y tenía 37, cuando rompió el récord con 2h:01m:09s–, Kiptum debutó y ganó el Maratón de Valencia, apenas en diciembre pasado, con una marca de 2h:01m:53s, y después, en abril, ganó en Londres, con 2h:01m:25s.

En los tres maratones, incluido Chicago, corrió siempre parciales negativos, que significa hacer la segunda mitad más rápido que la primera. Otro dato es que Kelvin tampoco comenzó en pista, como Kipchoge y muchos otros, se saltó esa etapa, y fue directamente a los 42.195 kilómetros, algo completamente fuera de lo acostumbrado.

Sin embargo, antes del Maratón de Chicago, el keniata Kiptum no tenía como objetivo romper el récord mundial. Declaró a la prensa que veía imposible batir la marca de Kipchoge, su meta era más modesta, superar el récord de Chicago, que era de 2h:03m:45s, pues no había entrenado lo suficiente, pero luego de cruzar el medio maratón, sus piernas y su juventud dejaron en claro, que en la tercera estaba la vencida, y que podía eso y más.  

En la rama femenil, la etíope naturalizada neerlandesa, Sifan Hassan, sorprendió al mundo al ganar su segundo maratón, con un tiempo de 2h:13m:44s. Hassan debutó en la distancia, en abril pasado, cuando ganó el Maratón de Londres, con 2h:18m:33s. Su marca en Chicago es la segunda mejor de la historia. Hace apenas dos semanas, la etíope Tigist Assefa rompió el récord mundial en el Maratón de Berlín, con 2h:11m:53s.

Luego del triunfo de Assefa, en Berlín, Adidas sugirió que el nuevo modelo de tenis diseñado para ella influyó en el logro de su récord histórico. La imagen de la atleta mostrando los tenis, generó mucha controversia en redes sobre si en la actualidad el uso de la tecnología está por encima de la capacidad atlética. Lo cierto es que Kiptum corrió en Chicago, con el mismo calzado que utilizó Kipchoge hace dos semanas en la capital alemana: los NikeDev163.

La realidad es que con estas hazañas atléticas, el maratón de la llamada ciudad de los vientos, hizo historia. La carrera que tuvo comienzo y final en el Parque Grant, en pleno centro de la ciudad, fue testigo de grandes proezas y de un inminente relevo generacional. Kiptum comenzó a escribir un nuevo capítulo con su majestuoso tiempo. Lo memorable es, que tanto él como Eliud Kipchoge, están demostrando que sí es posible, con talento, disciplina y tecnología, correr un maratón en menos de dos horas, y el joven Kelvin, es el mejor candidato a lograrlo. ¿Demostrará pronto que el humano no tiene límites? El Maratón está frente a una nueva era.

POR ROSSANA AYALA
AYALA.ROSS@GMAIL.COM

@AYALAROSS1

EEZ