COLUMNA INVITADA

¡Creo que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo en el País de las maravillas!

El vehículo para alcanzar esto es el libre comercio y su consecuencia, la globalización; lo que a su vez explica el pleito #4T con el #TMEC y la obsesión por señalar que no somos colonia

OPINIÓN

·
Óscar Sandoval / Colaborador / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Confieso que, al igual que el presidente López Obrador, tengo una obsesión con el cambio de régimen, que insisto, no es discursivo o anecdotario. Creo que todos los mexicanos deberíamos tenerla, pero estamos distraídos en el tema del momento que hoy está en transición entre la Guardia Nacional y el Ejército, Adán Augusto y la Segob como nuevo-viejo organizador de la “democracia”, sumando el aniversario de Ayotzinapa. El cambio no es solo político, es también económico y para entenderlo hay que regresar a la historia.  

El pleito de la #4T y el presidente López Obrador con el neoliberalismo no es limitativo a Carlos Salinas, al argumento de que no dio los resultados económicos prometidos o la falsa esperanza en la soberanía energética. 

Es también, aunque no lo mencione, contra la Guerra Fría que para fines prácticos era el contraste entre el romanticismo de todos somos igual (de pobres) y un hecho concreto: si eras aliado de Estados Unidos serías un país seguro, generador de riqueza y con ello desarrollarías a tu país. Es decir, el sueño americano extra-fronteras que a su vez se contagió de Unión Europea. 

El vehículo para alcanzar esto es el libre comercio y su consecuencia, la globalización; lo que a su vez explica el pleito #4T con el #TMEC y la obsesión por señalar que no somos colonia. Nuevamente, lo que creemos es anécdota o chiste #mañanera, tiene más fondo que el que elegimos ver. 

¿Error de observación o víctimas de la estrategia? Me inclino por lo segundo. La razón es simple, los extremos aprendieron, también de la Guerra Fría que una comunicación radical los alejaba del objetivo. El último gran error de comunicación e implementación de políticas radicales es Venezuela.  

La política es solo percepción para la mayoría de la población y los extremistas aprendieron a moderar el discurso y las limitaciones económicas a la población, más no la implementación. Ahí la razón por la que parecen poco reales los cambios sutiles, pero profundos, que estamos viviendo. 

Las transformaciones no son exclusivas de México, está pasando también en los países de mayor poderío económico, Reino Unido es un gran ejemplo. En la anécdota para los mexicanos la muerte de la Reina Isabel es solo un tema de las páginas de las revistas del corazón, pero implica también un hito para las consecuencias de la Guerra Fría y un duro golpe a la personificación de la figura de jefe de Estado. Los ajustes económicos vía el tipo de cambio de la libra esterlina que en estos días tiene paridad con el dólar, es una forma de amortiguar estos cambios. Sutil pero profundo. 

Sucedió así con el precio de petróleo y está sucediendo con la relocalización de empresas en el mundo post covid. La lección que debemos de aprender en México y el mundo es que lo que trasciende no es lo duro del golpe, sino los impactos de las consecuencias. En tiempos de transformación, lo que se avala en estos tiempos, definirá la vida de al menos dos generaciones. 

#TorpeceDeNuevoConLaMismaPiedra Mauricio Tabe, su papá, el cuchillo y la taquería es el más vivo ejemplo de cómo la oposición continuamente regala momentos de oportunidad a la #4T. ¿Nos sigue sorprendiendo la aprobación demoscópica el presidente? 

POR ÓSCAR SANDOVAL SAENZ
CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT
OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM
@OSANDOVALSAENZ

PAL