LA ENCERRONA

La apuesta naranja

Movimiento Ciudadano ve su mayor fortaleza en las candidaturas localizadas, pero esto también explica por que no tiene un presencia nacional más fuerte

OPINIÓN

·
Adriana Sarur / La Encerrona / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

“Nosotros estamos construyendo un proyecto para el país, la opción que está demandando México”. Dante Delgado

El sistema de partidos políticos en México, al igual que en la mayoría de países, ha entrado en franca decadencia. Las causas de esto pueden ser variadas en cada institución política partidista, ya sea falta de visión, dilución ideológica o exceso de esta, escasa o nula renovación de cuadros, poco alcance y de baja intensidad, reuso y recicle de candidatos, distanciamiento de las necesidades sociales y poca resolución de estas y una larga lista de etcéteras, pero el resultado es coincidente: las y los ciudadanos se ven poco o nada representados, la sociedad cada vez confía menos en los partidos políticos. 

Ante tal descontento y falta de representatividad social, en nuestro país existen dos partidos con presencia nacional que se han sabido mantener en las preferencias de los votantes. Uno es Morena, el vehículo que construyó López Obrador para llevarlo a la presidencia y que aún cuenta con un fuerte arrastre electoral en los comicios estatales de 2021-2022 logrando victorias contundentes y sumando gobernadores, presupuesto y fuerza territorial y ya se encuentra más que preparado para las jornadas en Coahuila y Estado de México en 2023, pronosticando el triunfo en ambas entidades, siempre con la vista en las presidenciales del 2024.

El otro caso de éxito es Movimiento Ciudadano, el cual ha sabido concretar un rebranding de manera brillante. El otrora partido Convergencia, y antes Convergencia por la Democracia, supo reinventarse -no solo nominalmente- hacia la mirada de sus votantes. Si bien MC nace en el centro del país, donde toma su fuerza real es regionalmente, primero en Jalisco y posteriormente en Nuevo León, donde tienen sus dos gubernaturas. MC es un partido político con mucha flexibilidad ideológica (si tuviera alguna) que se va moldeando dependiendo las preferencias de sus seguidores, ha cooptado a personajes carismáticos, “antisistema” y se ajusta a las peticiones de cada localidad.

En este sentido, el crecimiento que ha tenido el partido Movimiento Ciudadano se debe en gran parte a sus múltiples agendas ad hoc y a su estrategia de comunicación social focalizada en cada comunidad, empero también es por esta razón que no ha permeado a nivel nacional. La muestra fueron las elecciones de 2018 cuando conquistaron Jalisco y el área metropolitana de Guadalajara y el Congreso local de forma avasalladora; en 2021 lograron su segunda Gubernatura con Samuel García, la capital regiomontana con Colosio Riojas, pero no así el Congreso local y, a nivel federal, se quedaron cortos en su meta de curules legislativas.

Así, para las elecciones locales de 2022 decidieron ir de manera solitaria en la boleta, pero no consiguieron los resultados óptimos. Sin embargo, el líder emecista, Dante Delgado, y su coordinador en el Senado, Clemente Castañeda, han sido muy enfáticos en que, tanto en el 2023 como en las presidenciales de 2024, mantendrán la postura de no ir en coalición con el -así llamado por el presidente- “PRIANRD”, para lograr una diferenciación entre los “viejos partidos” y MC como una “tercera vía”. Esta apuesta no será efectiva en el corto plazo, pero si MC logra consolidarse desde lo local hacia lo nacional, no hay dudas que serán un fuerte contendiente para las elecciones de 2030, ahí reside la apuesta naranja.

POR ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR

CAR