COLUMNA INVITADA

El agua, ¿un derecho humano en México?

Es una realidad que México atraviesa un grave problema de estrés hídrico; Nuevo León alertó a la población y autoridades, pero se trata de un problema nacional y multidimensional

OPINIÓN

·
Lizzet Arriaga Covarrubias / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Es una realidad que México atraviesa un grave problema de estrés hídrico; Nuevo León alertó a la población y autoridades, pero se trata de un problema nacional y multidimensional.

De acuerdo a un reporte de WRI, 15 de las 32 entidades del país padecen un nivel de estrés hídrico “extremadamente alto”, es decir, la demanda de agua es mayor que la cantidad disponible. Hoy, después de años en los que al agua se le ha considerado un “recurso inagotable” nos damos cuenta que no necesariamente es así.

Con la reforma al artículo 4 de la CPEUM en el año 2012, el acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible es un Derecho Humano para las y los mexicanos, mismo que el Estado debe garantizar mediante un ordenamiento legal que defina las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines. Desde esa reforma, se facultó al Congreso de la Unión para que emitiera una Ley General de Aguas en un plazo de 360 días, han pasado 10 años y esta normativa sigue entre los pendientes de nuestras y nuestros representantes.

¿Cómo se van a establecer los mecanismos de coordinación de los 3 niveles de gobierno y de participación ciudadana para garantizar el derecho humano al agua si no se ha cumplido con el mandato constitucional de expedir la legislación correspondiente? En el primer año de ejercicio de la LXV legislatura, sólo se presentó una iniciativa en el Senado de la República para expedir la Ley General de Aguas. A lo largo de estos 10 años, la mayoría de las propuestas legislativas buscan solamente modificar la ley vigente en la materia y sólo 1 plantea la expedición de una nueva ley como lo dispone la Constitución.

Alberto Búrquez Montijo, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, ha mencionado que si bien el ciudadano debe de ahorrar agua y hacer lo posible por utilizar la menor cantidad de agua, eso NO hará que las cosas cambien. Lo que realmente haría cambiar el panorama, sería el contar con la legislación adecuada que regule los grandes usuarios del agua, el agua de carácter agrícola, el agua ganadera y el agua asociada a procesos industriales como la minería y los textiles.

¿Será este el momento histórico adecuado para que en la Cámara Baja y en la Cámara Alta pongan en la mesa el emitir la Ley General de Aguas de cara al inicio del segundo año de ejercicio de la LVX Legislatura en septiembre? Yo pienso que sí ¿tú qué dices?

POR LIZZET ARRIAGA COVARRUBIAS
PERIODISTA Y ABOGADA
@ARRIAGALIZZET

CAR

 

SEGUIR LEYENDO: 

Trazos con causa: Hay vida después del cáncer

Influencers ¿sujetos de impuestos?

Dame un Beso... no no