REFLEXIONES CONSTITUCIONALES

Confrontación: Lógica política del Presidente

La exitosa carrera política de Andrés Manuel López Obrador se ha fincado en su tenacidad como luchador social

OPINIÓN

·
Alfredo Ríos Camarena / Columna Invitada / Opinión: El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

La exitosa carrera política de Andrés Manuel López Obrador se ha fincado en su tenacidad como luchador social, enfrentando diversas posiciones políticas desde su trinchera opositora. Su lógica básicamente se ha basado en una ideología originada en los paradigmas de la Revolución Mexicana y vinculada a diversas formas de pensamiento, a veces de izquierda y otras de derecha.

Al obtener el poder político siguió la misma línea de polarización y dividió a los mexicanos en “chairos” y “fifís”; más tarde en liberales y conservadores; y, finalmente, en patriotas y traidores a la patria. Esta estrategia le ha permitido incrementar su popularidad, pero a un costo muy alto que afecta el tejido social de la República.

En lugar de gobernar se convierte en líder y encabeza, desde la obra pública hasta sus proyectos legislativos, como si fueran batallas épicas y heroicas.

Ya pasaron más de tres años y sus convocatorias populares no se han reflejado en la realidad jurídica: en la consulta sobre la posible consignación de expresidentes, esta se perdió en una farragosa pregunta y en un fracaso popular; la consulta sobre Revocación de Mandato le permitió asegurar un piso de quince millones de electores para su partido que utilizará en el 2024, pero como lo estableció el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, no tuvo ninguna consecuencia legal.

La única iniciativa trascendente e importante que fue la Reforma Energética y Eléctrica, no transitó en el Congreso, al no alcanzar las dos terceras partes de los votos que exige el artículo 135 de la Carta Magna.

Ahora plantea una Reforma Electoral que seguramente terminara sin ser aprobada, pues causó dos efectos la actitud combativa  de confrontación: por una parte, unificó a la oposición –lo que hubiera sido imposible sin esta polarización innecesaria—; por otro lado, cerró filas con la base que, con subsidios, propaganda y algunas acciones positivas, ha logrado mantener a lo largo y ancho de la Republica.

El gobierno terminó y la campaña empezó. Este principio dialectico de “la unión de los contrarios” también afecta a sus propias filas, pues en el proceso de sucesión al interior de Morena las patadas abajo y arriba de la mesa son inevitables y sus candidatos se enfrentan abierta o soterradamente.

El tercer informe de la consultora noruega DNV sobre el trágico accidente en la línea 12 del Metro, puede afectar a Marcelo Ebrard o a Claudia Sheinbaum. El endurecimiento de las relaciones con Estados Unidos, también será un factor, así como la actitud del Senador Ricardo Monreal de jugar por la libre dentro del propio Morena. Al parecer el beneficiado es Adán Augusto López Hernández a quien no acaba de destapar.

Mientras tanto, la inflación, la inseguridad y la ausencia de crecimiento económico, siguen siendo temas que difícilmente resolverá este gobierno, sin embargo, habrá que reconocer que dentro de las limitaciones que tiene, es un acierto el planteamiento del paquete que acaba de presentar, no obstante que la formación de precios en la producción de bienes y servicios tiene un carácter global y el fenómeno inflacionario se ha convertido en un tema internacional, afectado hoy por la Guerra y la Pandemia.

La oposición no acaba de definir sus estrategias, aun cuando parece que está unificada, cuando menos en cuanto a las próximas Reformas Constitucionales que no pasarán.

Es tiempo de que el Presidente tome una actitud de concordia y unidad para bien del futuro de México.

POR ALFREDO RÍOS CAMARENA

CATEDRÁTICO DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNAM

PRESIDENTE DEL FRENTE UNIVERSITARIO LATINOAMERICANO (1958-1962)

VICEPRESIDENTE DE LA SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA

MAAZ