COLUMNA INVITADA

De un avión 100% hecho en México y otras maravillas aeroespaciales

El desarrollo de la industria aeroespacial en México está directamente relacionado con la formación de capital humano, ya que este sector requiere de mano de obra muy calificada, con estrictos criterios de seguridad y un alto grado de precisión

OPINIÓN

·
Itziar Gómez Jiménez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

Hace más de un siglo, se realizaron en México las primeras pruebas aéreas militares. Desde entonces, los mexicanos no hemos dejado de volar y de esforzarnos por llegar más alto. De hecho, México fue el primer país en América Latina en realizar vuelos tripulados. Asimismo, nuestro país fue de los primeros del continente en tener un taller de reparación aeronáutica (ahora conocido como MRO), el cual se inauguró en 1915. El miércoles pasado me llené de orgullo de ser testigo de un paso muy relevante en la historia aeroespacial de nuestro país, con el lanzamiento del Halcón II de la empresa Horizontec, un avión 100% hecho en Guanajuato, el cual fue presentado durante el 4o Informe de Gobierno del Gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

El Halcón II es una aeronave biplaza deportiva que tendrá tres objetivos principales: vuelos de entrenamiento básico para futuros pilotos, vuelos recreativos y vigilancia aérea. La estructura del avión está fabricada totalmente en materiales compuestos: fibra de carbono y resinas. Uno de los aspectos más interesantes de este avión es que Horizontec, ubicada en Celaya, es una empresa 100% guanajuatense que se dedica al diseño, desarrollo y fabricación de aeronaves ligeras deportivas, donde laboran tanto egresados del Instituto Politécnico Nacional, como técnicos del Conalep.

Esta aeronave tendrá un costo en el mercado de entre 120 mil y 160 mil dólares, dependiendo de cuál versión se elija de las tres opciones disponibles. Es un avión con un costo de vuelo muy competitivo, una velocidad de 250 km/hr y una autonomía de vuelo de 6 horas, el cual operará con gasolina Premium.

Quisiera aprovechar este hito para poner en contexto algunos avances relevantes que ha tenido la industria aeroespacial en nuestro país y que nos ha permitido ser una nación donde se estén gestando proyectos relevantes, como el Halcón II.

Primeramente, nuestra fortaleza exportadora. Las exportaciones de esta industria en México sumaron 6,200 millones de dólares en 2021, de acuerdo con Mordor Intelligence. La Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial proyecta que alcanzaremos los 8,000 millones de dólares de exportaciones en 2022.

El incremento de empresas del sector es otro indicador del éxito de esta industria en nuestro territorio. De hecho, México cuenta ya con más de 350 empresas ligadas a la industria aeroespacial, cuando en 2005 apenas alcanzábamos 60. Estas empresas son desde compañías enfocadas en MRO hasta empresas líderes como Rockwell Collins, GE, Honeywell y Bombardier, por nombrar algunas.

Y, probablemente lo más importante, es el capital humano calificado. El desarrollo de la industria aeroespacial en México está directamente relacionado con la formación de capital humano, ya que este sector requiere de mano de obra muy calificada, con estrictos criterios de seguridad y un alto grado de precisión.

La industria aeroespacial es un catalizador para el desarrollo económico en las regiones donde se instala porque promueve la generación de talento altamente calificado, así como la transferencia y creación de conocimiento, que al paso de los años hace que surjan proyectos 100% hechos en nuestro territorio, como la aeronave presentada el miércoles pasado por Horizontec.

El Halcón II y los hitos que cité anteriormente demuestran que nuestro país vuela alto -y con sus propias alas- en el sector aeroespacial. Ya lo decía Amelia Earhart, la primera mujer aviadora que cruzó el Atlántico en solitario: “Lo más difícil es la decisión de actuar. El resto es mera tenacidad”. Y el sector aeroespacial en México así nos lo demuestra.

POR ITZIAR GÓMEZ JIMÉNEZ
DIRECTORA DE PLASMAR COMUNICACIÓN

CAR

 

SEGUIR LEYENDO: 

Romper la fortaleza del INE

De un avión 100% hecho en México y otras maravillas aeroespaciales

Un Régimen no se crea ni se destruye... solo se transforma