LA ENCERRONA

La ola inflacionaria

El mundo aún no se recupera de la desaceleración económica ocasionada por la emergencia sanitaria

OPINIÓN

·
Adriana Sarur / La Encerrona / Opinión El Heraldo de México

“Ningún problema económico tiene una solución puramente económica”. John Stuart Mill

Por el año de 2014 circuló un tabloide y posteriormente se convirtió en meme donde el encabezado decía que “el conflicto entre Rusia y Ucrania no impactará el precio de las tortillas en Chiapas”. Fue durante la anexión de Crimea a Rusia, siendo en aquel momento el conflicto internacional (en Occidente) desde la Guerra Fría. En nuestros días -y a 70 días de la invasión de Rusia a Ucrania-, sabemos que este -titular- falló en sus predicciones. Hoy se alcanza a sentir una grave crisis inflacionaria en países desarrollados, emergentes y en vías de desarrollo y, según expertos, esto dará inicio a una crisis alimentaria alrededor del orbe.

Según David Malpass, presidente del Banco Mundial, “La economía mundial se enfrenta simultáneamente a la Covid-19, la inflación y la incertidumbre respecto de las políticas; el gasto público y las políticas monetarias se adentran en un territorio desconocido. El aumento de la desigualdad y los problemas de seguridad son particularmente perjudiciales para los países en desarrollo”, comentaba en enero de este año, así que, sumado a la guerra, las predicciones podrían ser catastróficas.

Pues podemos añadir al dicho de Malpass que el mundo aún no se recupera de la desaceleración económica ocasionada por la emergencia sanitaria de la Covid-19 (de la cual no terminamos de salir, pues existen algunos rebrotes en China), las sanciones impuestas por las potencias occidentales a Rusia por la invasión a Ucrania, el prolongado conflicto bélico de estos países, las crisis energéticas y alimentarias comienza a ser un -caldo de cultivo- para una recesión en el siglo XXI.

Si acercamos la lupa a esta crisis podremos observar que en la todavía nación hegemónica, Estados Unidos, en marzo la inflación interanual ha alcanzado los 8.5 puntos porcentuales, 6 % más respecto al mismo periodo de 2021, siendo la mayor alza de precios en 40 años. Sin embargo, gracias al agresivo plan de recuperación económica, iniciado por Trump e incrementado por Biden, el consumo de la sociedad estadounidense también ha visto crecimiento en 2.7 %, empero se espera un rebote en este rubro.

Del lado de la Unión Europea, la inflación llegó a 7.5 % con un impacto directo en el uso de los energéticos (gas y electricidad) y en la canasta básica alimentaria, pues el alza del trigo, aceite de girasol y maíz proveniente de la región en conflicto ha disparado sus precios. En regiones de mercados emergentes o en vías de desarrollo los porcentajes llegan a ser alarmantes (como suelen serlo), por citar algunos ejemplos, las proyecciones de inflación en Argentina son de casi 52 % y una grave crisis en el trigo y sus derivados; en Irán de 32 % y -por distintos motivos, pero que también son impactados por la guerra-, Venezuela alcanzará los 500 puntos porcentuales.

Nuestro país no es ajeno a la realidad inflacionaria mundial. Volviendo a la comentada predicción del alza a las tortillas, esta nos ha alcanzado. El incremento al precio de las tortillas es de un 17 % respecto al año anterior y la inflación interanual se colocó en 7.72%, la más profunda desde el año 2002. Ante esto, está previsto que para el día de hoy, el presidente anuncie el plan para el combate a la inflación y la carestía, en el cual se buscará precios de garantía en maíz, frijol, leche, entre otros productos en una lista de 24 bienes básicos en el consumo de las y los mexicanos. Veremos si estas medidas son suficientes para amainar la ola inflacionaria a nivel global.

POR ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR

MAAZ