DESDE AFUERA

México y la geopolítica del siglo XXI

La realidad marca la inevitable vinculación social y económica con EU, por encima del idealizado sueño latinoamericanista.

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

La invasión de Ucrania por el gobierno de Vladimir Putin en Rusia ha tenido varios efectos que tal vez nunca estuvieron en el cálculo de Moscú, y que de una u otra forma tienen impacto sobre México.

Una de esas secuelas, quizá la más importante a nivel mundial por ahora, es la revitalización de la alianza occidental y en especial del liderazgo estadounidense, y la creciente visualización de que el futuro próximo estará centrado alrededor de la rivalidad político-comercial entre dos polos, Estados Unidos y China.

Obviamente los países occidentales -—la mayor parte de Europa y algunas naciones de Asia— son parte del bloque alineado con los Estados Unidos.

Rusia, y alguna otra nación, sería parte del bloque chino, que tendría la simpatía o el apoyo de otros países. Pero Rusia, según esa visión, es sin duda una potencia militar pero no una potencia económica o comercial.

Rusia tiene la fuerza armada para ejercer coacción y una innegable importancia como productora de materias primas y alimentos. Pero parece haber coincidencia en que el factor dominante será China.

La cada vez más evidente rivalidad ha creado a su vez, una creciente presión porque los diversos países se definan a favor de uno u otro grupo, con cada vez menos espacios políticos para la neutralidad.

De hecho hay países que abandonaron su política de no-alineación, como Suiza, Suecia y Finlandia, para pronunciarse contra la invasión rusa de Ucrania, con suecos y finlandeses incluso a la búsqueda de afiliarse a la Organización de Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Algunos otros países, como la India y Brasil, creen por su parte que no alinearse en el caso de Ucrania y en el caso brasileño preservar sus vínculos comerciales con China está en su mejor conveniencia.

En ese marco, México condenó la invasión rusa, pero rechaza la idea de unirse a sanciones económicas y promueve en cambio la creación de un bloque hemisférico, al estilo de la Unión Europea, que según la  propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador tendría, al margen de sus posibilidades de éxito, la meta explícita de competir con otros bloques económicos, China en concreto.

Pero para varios países de la región, incluso Brasil, Argentina, Chile y Perú, China es ya un socio económico de importancia superior incluso a Estados Unidos y Europa.

Hasta que grado sea una señal de alineamiento está por verse. La realidad geopolítica y económica de México marca su inevitable vinculación social y económica con Estados Unidos, por encima del idealizado sueño latinoamericanista.

Pero también es cierto que hay sectores en la región, como el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), que creen que China y Rusia son alternativas viables para Latinoamérica frente a la potencia estadounidense.

Las tesis de Celag tienen resonancias en la Cancillería, a través del subsecretario Maximiliano Reyes, y en Morena, a través de Héctor Díaz Polanco, presidente del Congreso de la Ciudad de México.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@CARRENOJOSE1

MAAZ

Sigue leyendo:

El gobierno de AMLO y la realidad

Un debate histórico de actualidad estadounidense

Lo que une y lo que separa