OTROS ÁNGULOS

¿Seguiremos ignorando el cambio climático?

Además de los avisos que ya la naturaleza nos indica, ¿qué más necesitamos para actuar con talento, cordura y responsabilidad?

OPINIÓN

·
Raúl Cremoux / Otros Ángulos / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

En mayo, el Meteorológico se volvió loco, y cada día está peor. Casi al mismo tiempo anuncia calores infernales que vientos huracanados, incendios forestales, probabilidades de lluvia y caída de granizo. Sólo faltan las nevadas… Las temperaturas en todo el país van de los 30 a los 45 grados, y en algunos puntos de San Luis Potosí, Morelos, Guerrero, Tamaulipas, Campeche y Tabasco la temperatura puede ir más alto: 46 o 48 grados. Pero al mismo tiempo, las tolvaneras y ventarrones propiciados por el frente frío 47, trajeron rachas de viento de más de 58 kilómetros por hora, provocando caídas de anuncios espectaculares, desgarramientos de árboles, rompimiento de ventanas y suspensión de luz eléctrica e internet. 

En Nuevo León, Yucatán y Michoacán se presentaron lluvias pequeñas, acompañadas de espeso granizo. En las mismas fechas, aumentan los incendios. Entre el 12 y el 15 de mayo ya teníamos 87, y para el 23, llegaron a 149, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal, que anunció que estamos ante la presencia de sequías, como nunca habíamos tenido. 

En 21 estados reportan más de 26 mil hectáreas secas que evidentemente tendrán severas repercusiones en la dieta alimentaria, en el transporte, en la escolaridad y obviamente en el turismo nacional. Diversos organismos internacionales dan cuenta de cómo se están dando grandes migraciones humanas y animales en las costas de Indonesia, India y en seis estados africanos debido al aumento en el crecimiento de los océanos por el derretimiento de los glaciares en los dos polos y Groenlandia. 

Eso que fue bautizado, años atrás, como “perma frost” está dejando de existir y a una velocidad mucho mayor de lo pronosticado. En casi todas partes se toman medidas, lo mismo limpiando mares y ríos de la basura que mata a la fauna que migrando a tener energías limpias que eliminen los combustibles sucios, como el carbón y el petróleo refinado. Cada vez son más los motores eléctricos en el transporte derivados de energía solar, eólica y maremotriz. Gobiernos europeos, Estados Unidos, Canadá, Japón, Singapur, Australia y Chile toman medidas tanto en fábricas, talleres, empresas y comunidades para reducir los gases que envenenan el aire, y consecuentemente originan el cambio de un clima predecible a otro violento, descontrolado y mucho más letal. 

¿Qué hacemos nosotros? Compramos una vieja refinería texana, invertimos cantidades estratosféricas en Pemex y buscamos iniciar, construir y terminar la refinería de Dos Bocas para continuar ampliar e impulsar motores movidos por energía sucia y colaboradora del cambio climático, que ya padece el planeta, y que aquí ya nos afecta y tiende a acercarnos a una crisis sin precedente. Además de los avisos que ya la naturaleza nos indica, ¿qué más necesitamos para actuar con talento, cordura y responsabilidad?

POR RAÚL CREMOUX
ESCRITOR Y PERIODISTA
@RAULCREMOUX

MAAZ