COLUMNA INVITADA

Referéndum independentista de Escocia: fallo histórico de la Corte Suprema del Reino Unido

El asunto terminó con la decisión judicial de la Corte Suprema del Reino Unido. Debe recordarse que, el control judicial de la constitucionalidad es reciente, pues data apenas de 2009

OPINIÓN

·
Juan Luis González Alcántara / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

A finales de la década de 1990, la banda de rock Iron Maiden dedicaba un álbum a los afanes independentistas escoceses con la canción The Clansman, cuya figura central se encarnaba en William Wallace, símbolo libertario de las tierras altas en contra de los ingleses. 

La lucha por la separación de Escocia del conjunto del Reino Unido ha sido constante desde el siglo XIII. En la actualidad, Escocia es considerado un país unificado bajo la corona británica al lado de Gales y de Irlanda del Norte. Situación que ha llevado a los escoces en un ejercicio democrático vía referéndum en 2014 a pronunciarse sobre el sí o no a la independencia del Reino Unido. Con un margen muy apretado entre las opciones, el no a la independencia ganó con un 55.3% frente a un 44.7% por el sí. 

Aunado a ello, la crisis del Brexit en 2016 –mediante otro referéndum que ganó por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea–, generó sentimientos encontrados: entre una idea de autonomía global de todo el Reino Unido en relación con la Unión y la negativa de que Escocia se escindiera de todo ese conjunto –a pesar de que, en Escocia ganó la votación de mantenerse en el bloque comunitario– 

Esto ha determinado con mayor ahínco la intención de Escocia de separarse del Reino Unido y planteó la posibilidad de un nuevo referéndum por parte del Parlamento escocés, bajo el auspicio de la Scotland Act de 1998. 

En 2013 se modificó dicha ley para reservar ciertas materias al Parlamento británico, entendido como una instancia legislativa central en relación con los de las entidades que componente al Reino Unido consideradas bajo un régimen de cierta autonomía, aunque no de independencia absoluta. Entre las materias reservadas a la competencia del Parlamento británico, se expresó en forma indubitable la unión de los reinos de Escocia e Inglaterra. A pesar de ello, en Escocia se estimó que ello no implicaba que se prohibiera la realización en 2022 de un nuevo referéndum independentista. 

El asunto terminó con la decisión judicial de la Corte Suprema del Reino Unido. Debe recordarse que, el control judicial de la constitucionalidad es reciente, pues data apenas de 2009. Si a ello se suma lo difícil que puede ser ejercer un control judicial de la constitucionalidad cuando la Norma Suprema es consuetudinaria. 

En los últimos días de noviembre de 2022, la Corte Suprema Inglesa consideró, por unanimidad, que el Parlamento escocés carece de facultades para legislar sobre dicho referéndum, por ser competencia reservada al Parlamento británico. La gran lección que deja este asunto, en apretada síntesis, es la reacción civilizada de la Primera Ministro de Escocia, Nicola Sturgeon, de sentirse decepcionada por el resultado de la decisión judicial que no comparte, pero respetuosa del poder judicial anuncia que respetará dicha sentencia. 

POR JUAN LUIS GONZÁLEZ ALCÁNTARA
MINISTRO DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

PAL