OJOS QUE SÍ VEN

¿Es caro el INE?

Acusa la actual clase política que el gasto anual del Instituto Nacional Electoral es excesivamente caro

OPINIÓN

·
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Acusa la actual clase política que el gasto anual del Instituto Nacional Electoral es excesivamente caro y ésta es una de las razones por la que el presidente Andrés Manuel López Obrador, el partido Morena y sus aliados buscan una reforma electoral que, además de disminuir el “costo de la democracia”, busca acotar la autonomía del instituto. ¿Es caro el INE? Todo depende del cristal con que se mire.

El dinero siempre ha sido el talón de Aquiles de nuestro arbitro electoral, ya que si bien hace dos décadas era el ejemplo de como hacer proceso electorales ejemplares y libres de corrupción, los avances tecnológicos en la materia han dejado rezagado al INE. Ejerce costos más elevados debido a la implementación de procesos ya obsoletos. Un ejemplo claro es el costo de la elección para presidente en Brasil en donde resultó triunfador Luis Ignacio da Silva. Todo el proceso que incluyó la tecnología de voto electrónico no rebasó el equivalente a 10 mil millones de pesos.

Mientras que nuestro INE, para realizar los procesos locales de Coahuila, Estado de México en 2023 y hacer los preparativos para la elección federal de 2024 requiere un presupuesto de 14 mil 500 millones de pesos. Ahora bien, si comparamos este presupuesto con el ejercido por los Estados Unidos para su proceso electoral presidencial de 2020, el dato palidece dramáticamente. Hace dos años Estados Unidos se gastó 11 mil millones de dólares, el equivalente a 220 mil millones de pesos, el gasto mas alto en toda la historia de aquel país. Hoy en día los estadounidenses aun cuestionan la cantidad de dinero utilizado en un proceso que no quedó libre de señalamientos de corrupción y hasta con un asalto al Capitolio.

Pero si comparamos el gasto que pretende el INE para 2023 con otros rubros de gasto ejercidos en México, ya no parece tan desbordado como se busca hacer creer a la población menos informada. En uno de sus análisis, el publicista y periodista Carlos Alazraki hizo una comparación del presupuesto del INE con lo que el gobierno usó para cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México que fue superior a los 300 mil millones de pesos.

Lo comparó con lo que costó la actualización de la base aérea de Santa Lucía que alcanzó los 134 mil millones de pesos. También comparó el presupuesto del INE con las pérdidas de Petróleos Mexicanos que alcanzan ya los 224 mil millones de pesos o las pérdidas de la Comisión Federal de electricidad que actualmente se calculan en 94 mil millones de pesos. Tampoco podemos decir que INE es un ejemplo de eficiencia en el gasto.

Aunque su presupuesto es muy inferior a otros gastos del gobierno federal, mediáticamente el INE es cuestionado en el uso de sus recursos. Un instituto dedicado a organizar elecciones pero que realiza actividades de monitoreo a medios de comunicación, labor que no le corresponde. Otro caso fue un subejercicio por 350 millones de pesos en tiempos del consejero presidente Leonardo Valdés que se negó tajantemente a regresar al erario federal y las tan criticadas y polémicas dos torres de oficinas, áreas verdes, ciclovía y hasta un huerto que el INE pretendió construir en su actual ubicación de Periférico y Viaducto Tlalpan en 2017, con un costo de mil 900 millones de pesos.

Proyecto cancelado, según su presidente Lorenzo Córdova, por un principio de austeridad, pero todos sabemos que fue por el terrible desgaste que el faraónico proyecto significó para el árbitro electoral a un año de las elecciones presidenciales que finalmente ganó López Obrador.

El INE no es un instituto químicamente puro. Ha cometido graves errores durante su vida pública, pero ninguno de ellos justifica su desaparición retrocediéndonos cuatro décadas de democracia. Su defensa no será una tarea fácil.

Corazón que sí siente

Piso parejo para todos, finalización de cargos públicos y una elección abierta son las peticiones de Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores para el proceso de elección de candidato de Morena para 2024. Sabe bien que si la elección es abierta tiene una amplia ventaja.

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA
JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM
@JESUSMARTINMX

MAAZ