DEFINICIONES

¿Se acabó la pandemia?

Con datos duros: estamos ante el principio del fin de la pandemia. Vamos llegando al fin del Covid como esa enfermedad que desató la paranoia

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Quizá es precipitado afirmarlo, pero nadie con información a la mano podría negar que vamos por ese camino. Estamos, al menos, ante el principio del fin de la pandemia. Hoy tenemos vacunas y tenemos tratamientos que dan resultado. También tenemos contagios, sí, pero las hospitalizaciones y, sobre todo, las muertes, no crecen ni al mismo ritmo ni en la misma proporción.

Ya hay hasta medicamentos aprobados que en forma de píldora, por ejemplo, evitan complicaciones por Covid. Sabemos mucho del SARS-Cov-2. El conocimiento se ha acumulado por más de dos años.

Ya muy poco dice el que haya récord en los casos positivos, como en EU el pasado lunes –un millón de contagios-, cuando la mortalidad sigue cayendo, cuando la medicina va haciendo lo suyo.

La mayoría de los contagiados con la variante Ómicron no están graves (OMS), vaya, muchos ni siquiera tienen síntomas. Y qué bueno.

La realidad, los datos duros y la ciencia, dan para el optimismo. Permiten pensar que este 2022 es el año del fin de la pandemia. Y no porque el virus desaparezca de la noche a la mañana, sino porque ya hemos aprendido a convivir con él, porque con el paso del tiempo se ha normalizado su presencia y es, cada vez más, un virus más, como hay cientos. Y como los seguirá habiendo. No hay que asustarse, tampoco vivir con pánico. Eso hacen los virus: mutan y se propagan. Siempre lo han hecho.

•••

Datos duros. En la última semana de 2021, los nuevos contagios mostraron una aceleración de 964%. A simple vista, la cifra alarmaría. En realidad, el dato visto con cuidado da motivos para la esperanza.

En 24 horas del domingo 26 al lunes 27 de diciembre, se reportaron en México 943 nuevos casos por Covid-19. Sin embargo, del jueves 30 al viernes 31 de diciembre, la cifra fue de 10 mil 37. Ha pasado una semana de esa fecha. ¿Se elevaron las hospitalizaciones o decesos en esa proporción? No.

¿Por qué si se disparan los casos, no ocurre lo mismo con el número de personas hospitalizadas que, por ejemplo, en CDMX se mantiene en niveles similares a abril de 2020 (Secretaría de Salud), cuando inició la pandemia?

La respuesta, en buena medida, está en el avance de la vacunación, sí. Pero también en lo dicho por la OMS hace unos días: cada vez hay más pruebas de que la variante Ómicron afecta al tracto respiratorio superior y provoca síntomas más leves que las variantes anteriores, lo que ha resultado en un "desacoplamiento" entre aumento de casos y bajas tasas de mortalidad.

"Ómicron está infectando la parte superior del cuerpo, a diferencia de las otras (variantes), que afectan a los pulmones y podrían causar una neumonía grave", dijo el responsable de incidentes de la OMS, Abdi Mahamud.

Por encima del miedo, la ciencia. La ciencia que en tiempo récord identificó al virus (en menos de un mes se logró conocer la estructura genética del agente infeccioso), ha logrado desarrollar pruebas que permiten detectar casos positivos en cuestión de horas, que a los 4 meses tuvo las primeras vacunas para ser probadas...

Hoy el SARS-Cov-2 no se ha ido, pero convive con nosotros sin necesidad de cierres ni confinamientos. Lo hace, también, con una alta tasa (cada vez mayor) de personas recuperadas. Vamos llegando al fin del Covid como esa enfermedad que desató la paranoia y el caos.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

CAR