COLUMNA INVITADA

¿Paridad o Igualdad?

En este México del siglo XXI nos resulta complicado imaginar que las mujeres no podamos acceder a nuestros derechos

OPINIÓN

·
Carolina Viggiano Austria / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

En este México del siglo XXI nos resulta complicado imaginar que las mujeres no podamos acceder a nuestros derechos, sin embargo a nuestras abuelas les tocó nacer en un mundo en donde las mujeres no teníamos derecho a votar, ni ser votadas. Fue hasta 1953 que se reconocieron los derechos políticos de las mujeres.

Durante muchos años se han impulsado diferentes modificaciones a la ley que nos permitieron ir ganando terreno, entre ellas, la Reforma Política de 1977 abrió la puerta para que una mujer fuese postulada a la Presidencia de la República, se crearon las llamadas “Listas Cremallera” en cada uno de los tres primeros segmentos de cada lista había una candidatura de género distinto.

En 2008 cambia el término de la “equidad entre hombres y mujeres” por “paridad de género” en la vida política. En 2016 el INE aprobó candados que evitaran la postulación de “Juanitas”, así se les llamó a aquellas mujeres que renunciaban tras obtener un cargo para que un hombre ocupara su lugar, por aquel penoso caso de la Ciudad de México impulsado por quienes hoy gobiernan.

El 6 de junio de 2019 se hizo realidad la paridad en todo, por la cual debería asignarse a las mujeres al menos la mitad de los cargos de decisión en los tres ámbitos de gobierno (federal, estatal y municipal).

El último logro en la materia lo constituyó el acuerdo del Consejo General del INE, que mandató a los partidos a postular al menos a 7 mujeres de las quince gubernaturas, y recientemente emitieron un acuerdo para el proceso electoral de 2022 garantizando de manera real y efectiva la participación de por lo menos 3 mujeres en las 6 gubernaturas.

Estos logros tendrán verdadero sentido si en la presente legislatura damos pasos contundentes por la igualdad en la que todos y todas tengamos acceso a los mismos derechos y sobre todo lograr que las mujeres avancen hacia su autonomía e independencia económica, hoy es tiempo de las mujeres.

POR CAROLINA VIGGIANO AUSTRIA
DIPUTADA FEDERAL 

DZA