DESDE AFUERA

Los problemas de Biden

Muchos republicanos desearían que las elecciones fueran hoy, convencidos de que los problemas de Biden redundarán en favor de su candidato

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

Washington.- La luna de miel, si la hubo, se acabó ya para el presidente Joe Biden. Hace tres meses, parecía que no había algo que pudiera hacer mal o que le saliera mal.

Hoy, las encuestas marcan números descendentes y tiene problemas con legisladores de su propio partido, el demócrata, que consideran excesivos los recursos dedicados a programas de asistencia y los progresistas, que los consideran apenas justos.
Y de paso, al mismo tiempo tiene que enfrentar en lo inmediato con desastres naturales paralelos y contrastantes, como los huracanes e inundaciones en la costa este y la sequía en el oeste, con sus consecuentes impactos en vidas y economía; una resurgente pandemia de Covid-19, con las variantes Delta y Mu y su secuela de muerte y, contagios y debate político; la intratable y feroz crisis migratoria en la frontera con México; y por si fuera poco, el deseado, pero espectacularmente desaseado, retiro de Afganistán.

A querer o no, cada uno de esos temas por sí solo representa un problema político difícil, sobre todo por las imágenes que acompañan los ejemplos más extremos. El conjunto compone una atmósfera rara en Washington, donde la derecha más absurda plantea desde ya la impugnación constitucional de Biden por su "incapacidad para ser comandante en jefe" a la vista de los resultados de la salida de Afganistán.

En alguna medida la situación se puede centrar en torno a migración, considerado como uno de los problemas políticos más intratables y con más facetas en la agenda de cualesquier presidente estadounidense desde Ronald Reagan, durante cuyo gobierno, en 1987, se logró la última reforma exitosa porque incluyó medidas punitivas contra empleadores de trabajadores indocumentados y comenzó la penalización de los inmigrantes sin documentos.

Migración incluye toda una serie de factores: el económico, por supuesto, y sus implicaciones en seguridad, salud y sobre todo, imagen pública.

Las imágenes de niños enjaulados que golpearon a la presidencia de Donald Trump, incluso la separación de familias, han sido reemplazadas por descripciones de inmigrantes que literalmente son liberados sin condiciones en territorio estadounidense y ha permitido a gobernadores republicanos como el texano Gene Abbott y el Floridano Ron DeSantis, trata de lavarse las manos y responsabilizar a los inmigrantes de los problemas sanitarios, y en especial con la pandemia, que propiciaron con sus propias políticas.

El hecho es que el gobierno Biden está en problemas políticos; tanto que muchos republicanos desearían que las elecciones fueran hoy, convencidos de que los problemas de Biden redundarán en favor de su posible candidato, el expresidente Trump, sin importar que sea mentiroso, autoritario y abuse del poder en beneficio propio.

Pero para abordar y paliar, si no resolver la cuestión migratoria Biden necesita de México, y eso tiene impacto en sus posiciones de negociación con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

MAAZ