MALOS MODOS

No es el peor de los mundos posibles

Sonrían. Faltan tres años y, créanme, podríamos estar mucho peor en casi cualquier terreno. Casi. Porque no hay manera de empeorar en Salud

OPINIÓN

·
Julio Patán / Malos Modos / Opinión El Heraldo de México

Creo que va así: “En el mejor de los mundos posibles, los policías serían ingleses, los amantes italianos, los cocineros franceses, los fabricantes de coches alemanes, y todo estaría organizado por los suizos.

En el peor de los mundos posibles, los policías serían alemanes, los cocineros ingleses, los amantes suizos, los fabricantes de coches franceses, y todo estaría organizado por los italianos”.

El chiste se quedó viejo, por varias razones. Primero, porque los alemanes no merecen el estigma de la ferocidad uniformada y porque los ingleses han aprendido a cocinar. Sobre todo, porque a varios les provocaría un soponcio bien pensante, por aquello de la incorrección política. Los veo venir. Que es eurocentrista, van a decir. Que limita su perspectiva al occidente blanco y binario.

Que muy bien podríamos hablar de las extraordinarias capacidades para la gobernanza de algunas civilizaciones prehispánicas, o de X pueblo amazónico que práctica desde siempre una sexualidad cis. Bueno, conformes. De todas maneras, me permití traer el chiste a la mesa porque tiene algo que decirnos del gobierno federal.

            Escucho a gente cercana decir con frecuencia que no hay forma de elegir peor a tu equipo. Que ni a propósito. Que qué onda con el casting. Que, digamos, a quién se le ocurre poner a Delfina en la SEP. Y sí, tenemos que reconocer que no estamos gobernados exactamente por la aristocracia del espíritu, por el reino de los mejores. Así y todo, disiento. Claro que hay manera de elegir peor. Piénsenle. Porque ok, Delfina en la SEP como que no. Pero, ya que su área de expertise es realmente una muy distinta a la educación, por aquello del 10%, ¿qué tal si el presidente decide, por ejemplo, encargarle la Función Pública? Lo que podría traer una especie de efecto dominó.

Y es que, dados los rumores de que Octavio Romero deja Pemex, en una de esas le asignan la SEP, urgida de un portavoz elocuente. Aunque hay de otra. Porque se critica mucho a Cuitláhuac García. Que estaba difícil bajar el listón respecto a los gobernadores previos, dicen. Pero agárrense, porque entre las personas llamadas a remplazarlo se habla de Rocío Nahle, así que a lo mejor, en el futuro, mientras los veracruzanos extrañan al Lord Baños de Gasolinera, a Octavio le ponen en las manos todo el sector energético y en Pemex habilitan al hijo del licenciado Bartlett, Lord Ventiladores, por aquello de la lucha contra la corrupción. Por lo demás, el cielo es el límite. ¿Macedonio a Conapred? ¿Gertz a Derechos Humanos? ¿Solalinde a… Bueno, a lo que sea?

            Sonrían. Faltan tres años y, créanme, podríamos estar mucho peor en casi cualquier terreno. Casi. Porque no hay manera de empeorar lo de Salud. Digo, el Doctor Muerte acaba de explicarnos que los ojetes de los niños con amparos les quitan las vacunas a los adultos.

POR JULIO PATÁN

JULIOPATAN0909@GMAIL.COM 

@JULIOPATAN09

GB