ZONA DE STRIKE

Lo hicieron de nuevo

Un juego de alarido entre Leones y Diablos, donde El Pepón se volvió el sepulturero escarlata

OPINIÓN

·
Manuel Zamacona / Zona de Strike / Opinión El Heraldo de México

Hay de juegos a juegos, y el encuentro del pasado miércoles entre los Leones de Yucatán y los Diablos Rojos del México fue uno de esos que quedan para el recuerdo; no sólo por lo que representaba para ambos equipos, sino por la carga de adrenalina e intensidad con la que se disputó. Hubo buenas jugadas, buen bateo, volteretas constantes y hasta se vaciaron las bancas. 

Mi pronóstico era que la serie culminaba en siete partidos en la Ciudad de México, pero el madero de Luis El Pepón Juárez, de quien hablaré más abajo, aplastó cualquier posibilidad de extensión y retorno. Simplemente se convirtió en un sepulturero de los chamucos.

Lo hicieron de nuevo contra los rojos y creo que Leones podría levantar la Copa Zaachila. En fin, buena temporada de Diablos, aunque me parece necesario un ajuste si es que quieren lograr llegar a la cima. Por cierto, repruebo enormemente a la afición de los pingos que se ha manifestado en las redes sociales, porque si bien es aceptable el tema de la frustración, me parece una bipolaridad aplaudir y elogiar toda la temporada a un jugador que les ha dado grandes satisfacciones y condenarlo al exilio el día que tiene una mala salida.  

El Pepón

Bueno, hablar de Luis Felipe El Pepón Juárez es hacerlo de un pelotero que está convertido en un verdadero titán, y es que cuando llegan las buenas rachas hay que saber aprovecharlas y vaya manera de hacerlo por parte del nacido en Culiacán, Sinaloa.  

Independientemente de los números, es el escenario y las circunstancias: lanzando el ligamayorista Roberto Osuna y bateando el mejor cañonero de Leones. Una recta que reta a Juárez, quien no perdona y desaparece la bola por todo el jardín izquierdo, haciendo volar también las cervezas en el estadio Kukulcán y volviendo loca a la afición. ¡Vaya momento! 

Tengo pocos recuerdos de ver cuadrangulares del calibre de los que conectó Juárez el miércoles. Pareció la repetición uno del otro, no nada más superando el cerco, sino sacándola en un parque donde es difícil hacer volar a Doña Blanca. Ojalá siga la racha para El Pepón, que ya se prepara también para la actividad de la liga invernal.

POR MANUEL ZAMACONA
TWITTER @ZAMACONAALAIRE
ZAMALOCUTOR@GMAIL.COM

MAAZ