VENTANA POLÍTICA

Final con sabor a derrota

El presidente Joe Biden declaró esta semana el fin de la guerra más larga para su país. Pero el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán

OPINIÓN

·
Verónica Ortiz / Ventana Política / Opinión El Heraldo de México

El presidente Joe Biden declaró esta semana el fin de la guerra más larga para su país. Pero el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán se concreta en medio de fuertes críticas a su administración y de una salida con sabor a derrota para los Estados Unidos.

Biden impulsó la idea de abandonar Afganistán desde que fue vicepresidente. Luego de la ocupación del país y de la muerte de Osama Bin Laden en 2011, Barack Obama inició la la desescalada de los recursos militares y económicos desplegados. Sin embargo, fue Donald Trump quien puso mayo de 2021 como plazo final y negoció con el Talibán los términos de la retirada, desplazando al gobierno de Ashraf Ghani. Aunque Biden movió unos meses la salida, sobreestimó las capacidades institucionales afganas y subestimó la fortaleza recobrada por los talibanes.

De ahí la sorpresa de una desastrosa operación a cargo del presidente más experimentado. Para Henry Kissinger, en política exterior no sólo importan los objetivos sino la capacidad de llevarlos a cabo hasta su conclusión.

La mayoría del público norteamericano, que apoyaba el fin de dos décadas de intervención, hoy reprueba la forma en que se implementó. Y el debate ha revivido las feroces críticas de los republicanos y la figura de Donald Trump como líder fuerte y asertivo, frente a un Joe Biden cansado y compungido.

Oficialmente se terminó la guerra pero se abre una nueva etapa de incertidumbre dentro y fuera de los Estados Unidos. Dentro de EU, está por verse qué tanto pesa la imagen de un presidente atribulado mientras los talibanes festejaban la “liberación” de Afganistán.

La oposición republicana seguirá explotando el tema rumbo a la elección intermedia de 2022. Por lo pronto, un grupo de congresistas Republicanos pide la renuncia de Biden, otros de su partido optan por deslindarse y sólo 43% de votantes demócratas lo defienden (encuesta en www.pewresearch.org).

Afuera, nada garantiza el buen desarrollo de los eventos en Afganistán. El secretario de Estado Anthony Blinken delineó los pasos a seguir, incluida la evacuación de los ciudadanos de EU y colaboradores afganos que no lograron salir a tiempo. Después del asedio al aeropuerto de Kabul, se antoja aún mas complicado lograr evacuaciones terrestres.

Si bien el Consejo de Seguridad de la ONU emitió una resolución demandando a los talibanes permitir salidas del país, acceso de ayuda humanitaria y respeto a los derechos humanos, las cosas pueden deteriorarse rápidamente para la población local, sobre todo para las mujeres y las niñas.

La realidad es que a unos días del vigésimo aniversario del 11 de septiembre, los talibanes están de vuelta en el poder, pero no en control de Afganistán. Y, como escribió Beata Wojna, hay escenarios peores que el Talibán si los extremistas radicales se fortalecen. Eso es lo más riesgoso para los Estados Unidos y de paso para el resto del mundo.

POR VERÓNICA ORTIZ
VORTIZORTEGA@HOTMAIL.COM 
@VERONICAORTIZO

MAAZ