LA ENCERRONA

Una película de terror

"Teníamos dos opciones: estar calladas y morir o hablar y morir. Decidimos hablar" Malala Yousafzai

OPINIÓN

·
Adriana Sarur / La Encerrona / Opinión El Heraldo de México

El pasado miércoles la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, presentó su informe de la materia. Solo para dimensionar la grave problemática en materia de seguridad en nuestro país tomaré como ejemplo el conflicto armado en Afganistán desde 2001 hasta antes del arribo de los talibanes al gobierno hace unas semanas: las muertes civiles en 20 años de guerra ascienden a 75,971, según datos de la BBC y, en nuestro país, conforme a los datos expuestos en -la mañanera-, los homicidios dolosos de tan solo el periodo de enero a agosto del año en curso es de 22,611. Estos resultados son una película de terror. 

En este sentido, Rosa Icela Rodríguez mostró que en el rubro de homicidios dolosos el porcentaje ha disminuido 3.9 % respecto al mismo periodo del año 2020 y que las entidades federativas que concentran el 50 por ciento de las víctimas son Guanajuato, Baja California, Estado de México, Chihuahua y Jalisco. Pero quizá lo que más sorprenda sea el doloroso rubro de los feminicidios, pues en solo el mes de agosto se registró una cifra de 107, el mayor número desde que se realizan estos conteos en 2015. 

Si bien, la secretaria de seguridad explica que el aumento se debe a la tipificación del feminicidio como delito, no es posible que se dé un aumento del 53 % de un mes a otro o que en el mismo lapso en 2020 se haya incrementado en 8 puntos porcentuales. Al respecto se señaló que “este delito se empezó a tipificar con una metodología clara a partir de 2019. Antes todos eran homicidios dolosos o culposos de mujeres. A partir de 2019 empieza ya como parte de la atención especial a los delitos de feminicidios, empiezan a hacer esto las diferentes fiscalías estatales”. Esto significaría que nos dijeran que “antes mataban a miles de mujeres, pero no era feminicidios”. Terrible.

La secretaria también mencionó que la estrategia de “abrazos, no balazos” está funcionando, pero en lo que va de la administración se han registrado los meses más violentos en asesinatos de mujeres exclusivamente por razones de género. En diciembre de 2018, hubo 100 víctimas, en el mes de mayo de 2021,se presentaron 101 asesinatos y, el ya destacado mes de agosto del presente, con 107 feminicidios. Pareciera que la realidad golpea de manera frontal a las frases que se repiten desde Palacio Nacional.

Así, hoy los ojos del mundo están sobre México por el inocuo tratamiento para resarcir su inseguridad, por los homicidios, por las fosas clandestinas, por los más de 10 feminicidios diarios. A esta película de terror habrá que añadir que estas cifras solo son la punta del iceberg, pues en nuestro país solo se denuncia un 10 % de los delitos cometidos y, si estos son causados por las distintas y constantes violencias que vivimos las mujeres cada día, las denuncias se reducen dramáticamente a causa de revictimización habitual por parte de las autoridades y, lastimosamente, también por las personas más cercanas. 

Ante este atroz thriller solo la sororidad podrá salvarnos. Romper el silencio, denunciar, exigir a las autoridades que cumplan su parte. Visibilizar a las víctimas, no olvidar sus nombres ni sus historias. Solo nosotras -juntas- podemos cambiar el desenlace de esta horrorosa realidad.

POR ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR

CAR