EUGENIO DERBEZ

Eugenio Derbez a la conquista

¿Qué tan difícil será para un comediante mexicano desprenderse de sus raíces?

OPINIÓN

·
Linet Puente / Permanencia Voluntaria / Opinión El Heraldo de México

Con el estreno de la cinta CODA, el grandioso Eugenio Derbez ha comenzado su camino hacia el drama para decirle adiós a la comedia, pero ¿Qué tan difícil será para un comediante desprenderse de sus raíces?

Recuerdo muy bien aquel enero del 2012 cuando Demián Bichir resultó nominado al Oscar. Ahí estaba yo, en la sala de la Academia para enterarme de primera mano que otro mexicano hacía historia. Ese año yo también cumplía uno de mis más grandes sueños: conducir la red carpet del Oscar para la transmisión de TV Azteca, por lo que previo a los premios, como parte de mi trabajo de preparación para tan importante evento, me dediqué a hacer reportajes sobre mexicanos que estaban haciendo una carrera en Hollywood y que así como Demián soñaban con ser reconocidos. Entonces pude platicar con Eugenio Derbez, ahí afuera del teatro Chino, los dos parados sobre la estrella de Billy Crystal, quien curiosamente ese año conducía la gala de los premios de la Academia. Si cierro los ojos, todavía puedo ver la cara de Eugenio emocionado como niño chiquito y soñando con hacer un nombre en Hollywood. Y así sucedió tan solo 4 años más tarde cuando recibió su estrella en el paseo de la Fama de Hollywood, a tan solo unos metros de la de Billy Crystal y muy cerca también de tal prestigiado teatro Dolby en donde dos años más tarde se pudo parar como presentador en la gala del Oscar, el mismo año que Guillermo del Toro triunfó con su Forma del Agua, Eiza González hizo lo propio con su vestido amarillo y Gael García Bernal interpretando el tema de Coco sobre el escenario.

Y aquí estamos otra vez, hablando de la carrera de Eugenio Derbez en Hollywood, quien casi 10 años después de aquella entrevista afuera del teatro Chino ha logrado meterse como la humedad en dicha industria y hoy estrena su primera película dramática titulada CODA: Señales del corazón, la cual triunfó en el festival de cine de Sundance de este año. El filme es un remake de la cinta francesa La Familia Bélier de 2014, la cual retrata la historia de Ruby quien cansada de vivir bajo la sombra de su familia busca perseguir su gran sueño de cantar. Y es que durante toda su vida, esta joven se ha dedicado a ser la traductora de su propia familia cuyos integrantes son sordos (hermano y padres) y ella es la única oyente, quien además de todo puede cantar y lo hace muy bien, por lo que impulsada por el maestro de coro de la escuela (Derbez), se prepara para ingresar a una de las escuelas de música más importantes de Estados Unidos.

Aunque es un remake de una muy buena película, Coda, funciona a la perfección y logra lo que promete, ser una cinta que te deja con un muy buen sabor de boca e inspiración para alcanzar tus sueños. Es predecible, sí y mucho. Es cursi, sí también. Pero es divertida y conmovedora al mismo tiempo que aleccionadora. Las actuaciones son muy buenas y cabe la pena hacer especial mención al trabajo que hace Eugenio Derbez a quien se le notan las ganas de ser tomado en serio. Independientemente de que el propio Derbez lo declaró en el programa de Jimmy Fallon, su performance en la cinta habla por sí solo. Debo confesar que al principio me costó trabajo creerle, pues la caracterización y algunos chistoretes que dice este profesor, no ayudaron mucho y me remitieron a Armando Hoyos, uno de los personajes mas graciosos del mexicano. Sin embargo, conforme avanza la trama se te termina olvidando que es “el comediante Derbez” quien interpreta al mentor de Ruby, para sumergirte en la historia y gozar la cinta.

Si Eugenio Derbez se mantiene firme en ese camino y perfecciona la técnica con ayuda de profesionales, podría lograr lo que otros comediantes han hecho como Jim Carrey y Robin

Williams: hacer el crossover entre la comedia y el drama, sin perder su esencia. Aplauso para Eugenio en este gran salto en su carrera actoral.

DRV