DEFINICIONES

¿Se acabó la OEA?

Para el gobierno de México, la OEA tal y como hoy existe, ya no funciona. No es útil

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Para el gobierno de México, la OEA tal y como hoy existe, ya no funciona. No es útil. La postura no es nueva, pero cobra mayor fuerza. El pasado sábado, en el marco de la sexta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), nuestro país insistió en lo que ya había puesto sobre la mesa el presidente López Obrador, a finales de julio pasado. 

“No debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo autónomo, no lacayo de nadie (…). La propuesta es construir algo semejante a la Unión Europea (…). Sería un grave error ponernos con sansón a las patadas, pero al mismo tiempo tenemos poderosas razones para hacer valer nuestra soberanía y demostrar que no somos un protectorado, una colonia o su patio trasero”, dijo en el natalicio de Simón Bolívar, en Chapultepec. 

Previa operación del canciller Marcelo Ebrard, y el subsecretario para AL y el Caribe, Maximiliano Reyes, AMLO pisó el acelerador la semana que terminó, pero con un matiz. La propuesta no necesariamente pasa por desaparecer la OEA, sino por disminuirla, para ser eclipsado por la Celac. 

Más todavía, la idea incluye integrar la región de América del Norte con América Latina y el Caribe. “La Celac en estos tiempos puede convertirse en el principal instrumento para consolidar las relaciones entre nuestros países y alcanzar el ideal de una integración económica con EU y Canadá, en un marco de respeto a nuestras soberanías, es decir, construir en el Continente Americano algo parecido a lo que dio origen a la actual Unión Europea.

“Este ideal puede convertirse en realidad si pensamos y acordamos sobre tres cuestiones básicas: no intervención y autodeterminación de los pueblos, cooperación para el desarrollo, y ayuda mutua para combatir la desigualdad y discriminación”, dijo el Presidente. Para una parte de los países de la región, la OEA perdió representatividad. Ahí están los hechos. 

Fue fundada con el objetivo de lograr entre los Estados miembro “fomentar solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia” (Artículo 1, Carta de la OEA), pero está lejos de eso. Se encuentra, económica y políticamente muy cerca de los intereses de EU. Nadie debería sorprenderse: ese país aporta 56.3% de los recursos que recibe la Organización. El que paga, manda. 

Acostumbrado a mirar solo al norte del río Bravo —fundamental, pero insuficiente—, México descuidó su relación con AL y el Caribe. El Presidente trazó como ruta al inicio de su sexenio, dar un viraje. Los episodios de acercamiento se acumulan. 

Del envío de vacunas contra COVID-19 a países de la región, a la puesta en marcha de programas sociales en Centroamérica. Pero quizá nada ilustre mejor la posición de liderazgo que lo sucedido el fin de semana. México convocó a todos los países de la región —incluso los que arrastran añejos conflictos entre sí— tras más de cuatro años sin encontrarse. La reunión era clave para AMLO que, frente a presidentes y cancilleres, avanzó en su intención de una AL cohesionada, con nuestro país como protagonista. ¿Resultará? Eso es otra cosa.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

PAL

Temas