CORPORATIVO

Optimismo económico

La falta de empleo e inflación se colocan como las preocupaciones económicas de las familias, a la mitad del gobierno de López Obrador

OPINIÓN

·
Rogelio Varela / Corporativo / Opinión El Heraldo de México

Uno de los mensajes del Tercer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es que en lo económico las cosas marchan bien.

A decir de las cifras de remesas, inversión extranjera, estabilidad del peso y el indicador líder de la Bolsa Mexicana de Valores, existen cifras positivas reflejo de una economía que crecerá este año 6 por ciento, y que ha permitido de paso recuperar una parte de los empleos perdidos durante la crisis sanitaria. Sin embargo, como muchos aspectos de la economía todo es relativo, y esos indicadores si bien favorables no hacen a un lado las dificultades de familias y empresas.

Si usted tiene algún miembro de la familia sin empleo sabe a lo que me refiero, también si revisa los precios de lo que gastaba en la compra el año pasado será parte de los mexicanos que repiten la frase “ya no me alcanza”.

La falta de empleo es reflejo de una economía que lleva cinco años al hilo con caídas en la inversión fija bruta, lo que quiere decir que ni el gobierno ni los particulares están invirtiendo en sus negocios o en mayor gasto público, esto último a partir de una austeridad franciscana que ha comprometido muchas de las funciones del gobierno. A decir de la SHCP hasta julio, el balance fiscal arrojó un superávit primario de 132 mil 900 millones de pesos que indica el control férreo del gasto y la inversión pese a la gravedad de la crisis.

Otro indicador que refleja los apremios económicos de los mexicanos es la inflación, que de acuerdo con el Banco de México, que tiene como gobernador a Alejandro Díaz de León, este año rondará 5.7 por ciento y no bajará a los niveles deseados por el banco central hasta 2023.

La inflación es el impuesto de los pobres y se explica por los combustibles más caros, que han crecido más allá del compromiso del presidente López Obrador de ajustarlos según la inflación, pero también porque alimentos, medicinas y algunos servicios se han disparado con la pandemia.

Como le digo, cuando hablamos de cifras económicas todo puede ser relativo, y no obstante que el gasto del gobierno ha elevado los apoyos sociales como becas y ayudas a los adultos mayores, esos ingresos no han podido paliar los impactos de una crisis económica, que todavía haces unos meses el propio Presidente de la República decía que le había caído como anillo al dedo al gobierno de la 4T.   

LA RUTA DEL DINERO

Como balde agua helada cayó en el sector agropecuario la NOM-001-Semarnat-1996 que establece límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas residuales de aguas y bienes nacionales. Según el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), que preside Juan Cortina, no hubo diálogo con la autoridad federal, y la medida impactará en la operación de plantas de tratamiento de aguas residuales en varias partes del país con el impacto en los costos para producir alimentos.

POR ROGELIO VARELA
ROGELIOVARELA@HOTMAIL.COM
@CORPO_VARELA

dza