TINTA Y PAPEL

Nigerianos sembraron miedo en la CDMX

Los africanos exigían a sus víctimas abrir cuentas bancarias a su nombre y las utilizaban para desviar recursos a EU, Suiza o a su propio país

OPINIÓN

·
Engge Chavarría / Tinta y papel / Opinión El Heraldo de México

Para un grupo de nigerianos que se instaló en colonias de alta plusvalía como Polanco, las Lomas y Santa Fe, no fue nada difícil internarse entre la población más vulnerable. Literal, un par de ellos, de dudosa reputación, llegaron desde 2017 para sembrar miedo.

Hace dos meses, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), a cargo de Santiago Nieto, reveló que junto con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, de Omar García Harfuch, desmanteló una red criminal de nigerianos involucrados en fraude para la compra y venta de criptomonedas, en especial de bitcoin.

Pero, ¿cómo lo hicieron? Pidieron trabajo de valet parking, estudiaban a los mexicanos que eran sus compañeros de trabajo; obtenían datos de su familia, residencia e ingresos; y luego, con amenazas, sembraron terror. 

Los nigerianos les exigían abrir cuentas bancarias a su nombre y las utilizaban para desviar recursos a Estados Unidos, Suiza o a su propio país.

Las víctimas eran llevadas a la fuerza a las sucursales del banco para hacer los depósitos, pues los amenazaban con desaparecer a sus familias; así lo hicieron durante cuatro años para desviar 500 millones de pesos.

Ese dinero lo usaban para comprar departamentos de lujo en la capital del país.

Estas personas burlaron al sistema financiero mexicano y, a través de estas cuentas bancarias, se contactaban con sus pares en Estados Unidos y, posteriormente, trasladaron el dinero a otros países.

Santiago Nieto dice que, tras estos eventos, urge que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) regule las operaciones de las criptomonedas, pues se están volviendo cada vez más en una moneda de cambio y refugio de criminales.

OTRO DESORDEN

Ahora que la actual administración llega a la mitad de su periodo de existencia, resalta que entre los servidores públicos aún persista la comisión de graves errores al momento de integrar las contrataciones. Una de las pruebas se situaría en Canal 11, de Carlos Brito Lavalle, donde la compra de la limpieza no incluía el suministro del papel higiénico, ya que como argumenta la proveedora, Ocram Seyer S.A. de C.V., en el proceso C11-13P-007-21 no se menciona dicho producto dentro del Anexo Técnico. El tropiezo habría recaído en la subdirección de Recursos Materiales, a cargo de Álvaro Vargas González, y a pesar de ello, a inicios de septiembre,  el jefe de Departamento de Servicios Generales, Luis Arturo Montalvo, envío a la empresa el oficio SG/07/079/2021, con el objetivo de justificar deducciones. 

Sin embargo, es de mencionar que el caso no ha sido resuelto, pues la misma Ocram Seyer se dirigió al Órgano Interno de Control del IPN para pedir su intervención. El problema es que la respuesta permanece pendiente a casi tres meses de que se acudió ante el área que lleva Julieta Olivia Muñoz Olmos. ¡Así las cosas!

POR ENGGE CHAVARRÍA
PERIODISTA
TWITTER @ENGGECHAVARRIA
5530104727

PAL