NET ZERO

Sostenibilidad, un eje estratégico para la Seguridad Nacional

Maestría en Administración Pública por la Universidad de Harvard y en Seguridad Nacional por el Centro de Estudios Superiores Navales de México.

OPINIÓN

·
Octavio Castillo / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México

El futuro nos ha alcanzado: hoy no es posible pensar en desarrollo social, económico y político sin desarrollo sostenible. El crecimiento debe ser equilibrado. No hacerlo implica un riesgo a la estabilidad nacional, a la protección del país frente a amenazas y riesgos, a la preservación de la democracia y de los derechos humanos. Es decir, a la seguridad nacional.

Hoy presenciamos los efectos del cambio climático: sequías extremas, olas de calor, lluvia e inundaciones, entre otros, con mayor frecuencia y severidad. Algunos de los impactos son la migración forzada, falta de agua, escasez de bienes y servicios, y conflictos por acceso a recursos limitados y/o estratégicos.

Los temas relacionados con el desarrollo sostenible, sobre todo los ambientales, encabezan las agendas de riesgos nacionales e internacionales, estatales y no estatales.

Los organismos internacionales advierten cada vez más sobre los efectos del cambio climático y los riesgos ambientales. El pasado mes, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) reportó que los riesgos están más presentes que nunca, mientras que la ventana de tiempo para evitarlos es cada vez más corta. El Reporte Anual de Riesgos Globales 2021 del Foro Económico Mundial coincide con dicho análisis.

La iniciativa privada privilegia cada vez más las tendencias ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), las cuales encabezan sus agendas de riesgos. Invierten en desarrollar productos y servicios sustentables, en alinear sus procesos y cultura con las mejores prácticas internacionales, como parte de su responsabilidad social y generación de ventajas competitivas.

En el caso de México, los temas ambientales se encuentran rezagados en las agendas de riesgos. La Ley de Seguridad Nacional no considera como amenazas aquellas relacionadas al cambio climático, mientras cada vez más países lo hacen. Los secretarios de Medio Ambiente, Agricultura y Energía no forman parte del Consejo de Seguridad Nacional.

La sostenibilidad debe ser un eje transversal estratégico para la preservación de la seguridad nacional. No hacerlo, abre la puerta a potenciales crisis humanitarias, alimentarias, energéticas, y claro, ecológicas, con gran impacto a la población, industrias y recursos estratégicos para el país.

Además, podríamos ser relegados en el ámbito internacional. La pandemia ha mostrado nuevas tensiones geopolíticas por decisiones políticas nacionales con impactos globales. Los países cierran sus fronteras o limitan la entrada a aquellos que no han manejado bien la pandemia o con los que difieren de sus políticas públicas. Probablemente veamos tendencias similares en el ámbito ambiental en un futuro no muy lejano.

POR OCTAVIO CASTILLO
MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN PÚBLICA POR LA UNIVERSIDAD DE HARVARD
INTERNACIONALISTA POR LA UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA 
@_ocastillo

DZA