CLARABOYA

Un proyecto económico a modo

Esta semana el nuevo Secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez, hizo entrega del proyecto de Nuevo Paquete Económico 2022

OPINIÓN

·
Azul Etcheverry / Claraboya / Opinión El Heraldo de México

Esta semana el nuevo Secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez, hizo entrega del proyecto de Nuevo Paquete Económico 2022, el cual contiene los criterios generales de política económica así como una iniciativa de ley de ingresos y el proyecto de presupuesto de egresos de la federación. Dicho informe se fundamenta en tres pilares principales: apoyos para el bienestar, estabilidad y solidez de las finanzas públicas y apoyo a los proyectos regionales de inversión.

De igual forma propone un gasto público de 7 billones 88 millones de pesos, proyecta una inflación del 3.4%, contempla el precio del barril de petróleo de exportación en 55.1 dólares, una plataforma de producción de 1 millón 826 barriles diarios, un interés del 5% a un tipo de cambio promedio de 20.03 pesos y una estimación de crecimiento económico de 4.1%.

Destaca también el incremento del 27.6% el gasto en salud para continuar con la atención de la pandemia por COVID-19, lo que se traduce en 800 mil millones de pesos para la adquisición de vacunas, medicamentos, servicios de atención gratuitos y el aumento de la plantilla de trabajadores de la salud, en tanto que se pretende concluir con la campaña de vacunación el primer trimestre de 2022.

Por otra parte, se prevé un aumento programable para PEMEX de un 16.8% y 7.7% respecto a lo aprobado para 2021. Además, se solicitarán 423 mil 232 millones de pesos para destinarlos a programas sociales, 632 mil millones para la construcción del Tren Maya, 45 mil millones a la refinería en Dos Bocas y 800 millones para el rediseño del espacio aéreo de la zona centro del país contemplado para aeropuerto Felipe Ángeles.

Si bien se le ha considerado a este proyecto de Paquete Económico como “responsable”, vale la pena ahondar en algunos de los puntos que contiene. En principio, vemos como las ayudas económicas, particularmente la de apoyo a adultos mayores, ahora duplica la cifra del resto de programas, con lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador, buscaría estar entregando apoyos de 6 mil pesos al finalizar su sexenio. El problema es que estos proyectos no podrán ser sostenibles fiscalmente a este ritmo, no cuando se nutren de recursos destinados a otras instancias de gobierno, como la Secretaría de Economía, a la que se le tiene previsto un recorte del 45% de su presupuesto.

La tónica se repite con los megaproyectos cuyos presupuestos se incrementaron exponencialmente como el del Tren Maya, una obra que ha estado sumergida en la polémica desde sus inicios por el costo, el impacto ambiental y las diferencias que se han encontrado con los habitantes de las diversas regiones que atraviesa.

En lo que respecta al crecimiento económico estimado del 4.1%, pareciera ambicioso considerando la situación comercial y las proyecciones de mercado que lo sitúan en un 2.9%. El Secretario de Hacienda defiende las estimaciones argumentando que se tienen avanzadas las obras insignia, que viene una recuperación formal del mercado interno y no sólo de la demanda externa. En caso de alcanzar esta cifra del 4.1% es preciso señalar que se estaría llegando a niveles equiparables a los del último año de gobierno del presidente Peña Nieto.

Finalmente, con la llegada del Secretario Ramírez no se esperan golpes de timón en el tema hacendario y no se han estado aprovechando las reformas al “outsourcing” y el sistema de pensiones para la formulación de legislaciones comprensivas en lo laboral que permitan mejores condiciones en un futuro próximo. El proceso continúa y aún está por verse que se resuelve en las Cámaras con este proyecto.

POR AZUL ETCHEVERRY
AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM 

@AZULETCHEVERRY

MAAZ