OJOS QUE SÍ VEN

Lo que sí es y lo que no es

Decir que con la despenalización se promueve el aborto es falso. Decir que con la despenalización más mujeres van a abortar, también es falso

OPINIÓN

·
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Opinión El Heraldo de México

En el debate nacional sobre el aborto se debe ser muy preciso en lo que es y lo que no es, porque lo analizado y discutido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no se trata de alguna promoción para abortar. En este punto es donde inicia la discusión porque no existe un acuerdo para ubicar el inicio de la vida.

Por décadas, grupos sociales establecen el inicio de la vida humana en el momento de la concepción, otros aseguran que mientras no tenga forma humana no es humano, sin embargo, un embrión de doce semanas de gestación, que es el estándar límite para la interrupción del embarazo, ya tiene forma humana, cuenta con sistema nervioso completo, cerebro, corazón funcional, brazos, piernas, dedos y hasta ojos.

Interrumpir la vida de esa persona como resultado de una decisión, única, libre y autónoma, por las razones que sean, en un ambiente hospitalario controlado o de manera clandestina, ya no será sancionado. Eso fue lo que se aprobó, ni más ni menos. No sancionar, multar o encarcelar a la mujer que lo decida y practique.

Eso no significa que las entidades de la República Mexicana que han aprobado la despenalización promuevan la interrupción. La Ciudad de México es la entidad que tiene el mayor avance en torno al aborto, no sólo por no penalizarlo, sino por proveer el servicio de interrupción de la vida del embrión con un acompañamiento jurídico, psicológico y emocional previo al procedimiento. La realidad es que la mayoría de los estados del país están muy lejos, logística y presupuestalmente de un esquema como el capitalino.

Podemos estar en contra o a favor de la interrupción del embarazo, sobre todo cuando es el resultado de un acto de violencia. Pero cuando esta decisión se da de manera libre debido a un embarazo producto de relaciones sexuales inconfesables, para evadir una responsabilidad de mujer y hombre es donde se centra el debate. Decir que con la despenalización se promueve el aborto es falso. Decir que con la despenalización más mujeres van a abortar, también es falso.

Estos procedimientos químicos o mecánicos, según sea el caso, dejan un impacto emocional de por vida. No hay mujer que use el aborto como un método de planificación familiar.

Y decir que con la despenalización todas las mujeres dejarán de abortar en clínicas clandestinas también es falso. La clandestinidad ofrece la secrecía que algunos buscan. Lo que se logró el martes 7 de septiembre es que no se castigue una decisión personal. Cada hombre y mujer debe ser responsable de sus actos, consecuencias y responsabilidades.

Cuando eso suceda seremos una sociedad más avanzada.

•••

CORAZÓN QUE SÍ SIENTE:  Mauricio Vila, gobernador de Yucatán, sí quiere y se visualiza en la carrera hacia 2024. Sin embargo, no corre prisa porque no quiere que le “corten la cabeza” antes de tiempo. Confía en su gran trabajo al frente de su estado.

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA
JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM
@JESUSMARTINMX

PAL