A FUEGO LENTO

Tribunal Electoral, en el limbo jurídico

La crisis del TEPJF pone en jaque mil juicios por resolver y abre la posibilidad a una presidencia a modo de la 4T

OPINIÓN

·
Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México

Inédito, peligroso, alarmante y preocupante, son adjetivos que leímos y escuchamos después de la crisis en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. 

De todo eso, lo único cierto es que el organismo atraviesa por un impasse institucional muy grave, con dos presidentes en turno: José Luis Vargas y Reyes Rodríguez

Esta situación no sólo ha puesto en riesgo el desahogo de más de mil juicios, derivados de las elecciones del 6 de junio. También abrió la puerta para que el presidente López Obrador “opine” de la vida interna de otro poder y, ya encarrerado, pida la renuncia de todos los magistrados. 

No fue el único, el presidente de la Jucopo del Senado, Ricardo Monreal, también alzó la mano y anunció que están preparados para intervenir en el conflicto. 

Pero mientras son peras o son manzanas, el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, le entró al quite y no descartan que surja una tercera propuesta para tomar el control del Tribunal. 

Ayer se reunió con los cinco magistrados rebeldes, y 24 horas después de haber estallado el conflicto no le había tomado la llamada a Vargas.

Como sea, todo está en el limbo y lo que vemos es una crisis institucional en el Poder Judicial que busca ser aprovechada por el Ejecutivo y el Legislativo. 

Pero nada es fortuito. Alegan motivos para intervenir, porque el TEPJF se ganó a pulso el rechazo y la animadversión. 

Primero, porque sus fallos recientes (entre ellos Guerrero y Michoacán) provocaron mucha molestia en Palacio Nacional. Después, porque desde el gobierno aseguran que varios magistrados (ni uno ni dos) están involucrados en actos de corrupción. 

Para un alto funcionario del gabinete, todos son unos “impresentables”. Y, aunque no lo dijo de esa forma, AMLO ratificó la idea:   

"Todos deberían renunciar por dignidad y por respeto a los ciudadanos. No pueden mantener esa conducta inmoral (…) Es un asunto lamentable que da vergüenza".

Pero más allá de las declaraciones y deseos, la gran pregunta es: ¿qué sigue para el Tribunal? 

Desde el gobierno, la única vía es dejar que los magistrados se hagan pedazos y, paralelamente, acelerar una reforma constitucional para designar a nuevos integrantes, con reglas y perfiles diferentes, más allá de mayorías y minorías en el Congreso. 

La cuestión está en el planteamiento, ¿para qué buscan modificaciones: para adueñarse del TEPJF o generar un órgano autónomo e imparcial? 

Si es lo segundo, todos estaríamos ganando. De lo contrario, regresamos a un esquema de cuotas y cuates con un interés político claro: la sucesión rumbo a la elección presidencial del 2024. Es decir, limpiar la casa antes de la fiesta. 

*** 

Personajes que estuvieron cerca del proceso de designación de los magistrados electorales actuales, señalan que, con Reyes Rodríguez, Felipe Calderón se estaría apoderando del TEPJF.   

**** 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Si no sabemos hacia dónde vamos, terminaremos en cualquier otro lugar.” 

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

MAAZ