OJOS QUE SÍ VEN

El gran ganador

Parece inverosímil que los magistrados del TEPJF no se percaten que están haciendo el trabajo sucio

OPINIÓN

·
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Opinión El Heraldo de México

No hay la menor duda de que en la crisis por la que atraviesa el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el gran ganador es el presidente Andrés Manuel López Obrador. Los magistrados en sus conflictos internos le han dado al presidente los argumentos necesarios para retomar el discurso de la "purificación" y en su caso la desaparición de los órganos electorales autónomos. Tan es así que el presidente dijo que el hecho es una "descomposición, y de ahí la necesidad de reformar tanto al INE, como al Tribunal Electoral".

Sin embargo, lo que más le dolió a López Obrador es que el nuevo magistrado presidente del Tribunal Electoral, Reyes Rodríguez, lo insultó en un mensaje de Twitter el 5 de octubre de 2020. Pero más profundo que eso, el hecho de que cinco magistrados, movilizados por Janine Otálora Malasis, hayan destituido, con razón o sin ella, a su propio presidente José Luis Vargas 15 meses antes de la terminación de su encargo, pone en la mesa un conflicto interno que se suma al choque de trenes que tuvo con Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral durante la campaña electoral que culminó con la elección del seis de junio.

Todos recordamos de qué manera José Luis Vargas defendió a capa y espada el regresar las candidaturas canceladas por el INE a Félix Salgado Macedonio para competir por el gobierno de Guerrero y de Raúl Morón Orozco quien buscaba la gubernatura de Michoacán, ambos sancionados por no presentar gastos de precampaña, hecho que lo ligó mediática y políticamente a las exigencias del presidente López Obrador. Si a eso le sumamos las denuncias de los magistrados sobre presiones ilegales para revelar el sentido de sus votos, y ya más reciente los señalamientos por enriquecimiento ilícito y las denuncias por este hecho presentadas ante la Fiscalía General de la República, para los integrantes del Tribunal Electoral, José Luis Vargas tenía sus días contados.

El conflicto escaló cuando Vargas Valdés desconoció su destitución y acusó a la magistrada Otálora de usurpación de funciones al convocar la sesión de destitución. Parece inverosímil que los magistrados del Tribunal Electoral no se percaten que en lo ellos llaman "el velar por la integridad e institucionalidad del tribunal" en realidad están haciendo el trabajo sucio de mostrarse ente la opinión pública como una institución desgastada, rebasada y enfrentada, suficiente para justificar hasta su eventual desaparición. Por esto último y tratando de leer en entre líneas es difícil advertir quien tiene la razón en esta crisis. No vaya siendo que todo esto se trate de una puesta en escena.

Corazón que sí siente

Sigue resentido el corazoncito de Ricardo Monreal, líder de los morenistas en el Senado, quien ya advirtió que sin ley reglamentaria no habrá consulta de revocación de mandato en marzo próximo. El Ejecutivo propone, el Legislativo dispone.

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA
JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM
@JESUSMARTINMX

CAR

Temas