UN MONTÓN DE PLATA

Cubanización de México, en puerta

La política pública más importante para masificar la adopción de los vehículos eléctricos se encuentra en marcha en decenas de países

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Estamos a un tris de que inicie una cubanización de la escena cotidiana en las principales ciudades de México.

Aquellos momentos, en los que uno pasea por la nostálgica Habana contemplando autos antiguos como los Moskvitch o los Plymouth, está por tener sus primeras ediciones en el país, conforme arranque la masificación de vehículos eléctricos en el planeta, cosa que en México tendrá una demora considerable. Si ocurre. Veamos:

Parecerá broma, pero no lo es. La política pública más importante para masificar la adopción de los autos eléctricos está en marcha en decenas de países, pero no en México: se trata de la colocación de estaciones de carga eléctrica por doquier. De ello el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no habla, y la Comisión Federal de Electricidad, de Manuel Bartlett, está totalmente ausente. Por el contrario, en países como India, ya se proyecta la instalación de 400 mil estaciones de carga hacia el año 2026 y de hasta dos millones 900 mil en 2030.

Y así en todo el mundo. Australia, país con sólo 25 millones de habitantes, se encuentra instalando 400 estaciones de carga rápida entre 2021 y 2022 en las principales ciudades; en Canadá, este año iniciará la instalación de 853 estaciones que serán fondeadas con dinero del gobierno (CAD $32 millones). Vaya, hasta en Bután se acaba de aprobar un presupuesto público para construir estaciones de carga. Eso, por no dejar de mencionar las 500 mil estaciones que quiere poner el presidente Joe Biden en Estados Unidos.

¿Por qué se cubanizarán las calles de México? Simplemente porque no hay un plan para dotar de infraestructura de carga a las calles del país. Ello, ante la transformación masiva de la industria.

La empresa global Stellantis, por ejemplo, ha anunciado esta semana que su subsidiaria DS Automobiles será puramente eléctrica en 2024, mientras que Alfa Romeo lo será en 2027. Con Opel y con Fiat ocurrirá lo mismo entre 2025 y 2030. En otras palabras: esas, como otras marcas de autos, tendrán un punto de quiebre, en el que preponderante o totalmente venderán vehículos eléctricos.

En muchos países se está hablando del fenómeno de range anxiety, para referirse a la ansiedad derivada de la imposibilidad de garantizar la recarga de la batería antes de que se descargue por completo. De ahí la prisa mundial por inundar las calles con estaciones eléctricas.

En México no corre prisa. Hay calma. La misma calma que se respira en La Habana al sentarse a mirar los Moskvithch o los Plymouth de los años 50. A eso le podríamos denominar “paz”.

TRES AUTOMOTRICES

Ayer, General Motors, Ford y Stellantis liberaron un comunicado conjunto en el que revelaron que su propósito es alcanzar entre 40 y 50 por ciento de ventas de vehículos eléctricos en el año 2030 en Estados Unidos. El cambio será “dramático”, dijeron.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

dza