ALHAJERO

La deseada Secretaría de Gobierno

A diferencia del primer trienio, desde Gobernación lo que se ve es que la secretaria Sánchez Cordero se está “empoderando”

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

El arranque de la segunda mitad del sexenio, los resultados de las elecciones de julio –particularmente la derrota de Morena en la CDMX–  y la sucesión adelantada que propició López Obrador en las filas de Morena, no sólo acarrearon ajustes en los equipos de trabajo del Presidente y del gabinete, sino que dieron también pie al reparto de “golpes” entre los distintos grupos del partido en el poder.

Ayer –de nueva cuenta–, Ricardo Monreal fue blanco del reclamo de otro moreno por haber excluido del periodo extraordinario el desafuero del diputado Saúl Huerta (solicitud basada en la investigación de la fiscalía de la CDMX), acusado de violación y abuso sexual. Sólo que esta vez no fue de parte de un diputado (con dedicatoria del equipo de Claudia Sheinbaum) sino del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas.

¿Misma razón del exjefe de Gobierno de la Ciudad de México que la de Rubén Cayetano? ¿O habrá que añadir los “mensajes” cruzados que en los últimos días se han lanzado desde las sombras cercanos a Monreal y a Olga Sánchez Cordero?

Pero en medio del ruidero y del pleito entre aspirantes y presidenciables, en el Palacio de Cobián las cosas parecen avanzar en un sentido distinto a la salida de su actual titular y la posibilidad de que vuelva al Senado. Por lo pronto, Sánchez Cordero está “reforzando” a su equipo rumbo a la segunda mitad del sexenio porque, “vienen nuevos retos”, según ella misma indicó. En ese marco, la salida de su coordinador de asesores, Jorge Alcocer, quedó signada el pasado sábado (se menciona a Raúl Morón como posible sustituto).

Una de las principales razones para este movimiento, según mencionan en la propia Segob, tiene que ver con “reactivar” la relación política con el Congreso; y con “afianzar” las negociaciones desde Gobernación con la oposición y el propio Morena. 

Otra de las funciones que ha mejorado la Segob en los últimos meses es su interlocución con los gobernadores. El Presidente de la República le dio mayores márgenes para actuar en este terreno y en lo que tiene que ver con la gobernabilidad. En estos momentos, una de las principales funciones de Sánchez Cordero es “cuidar” que las salidas de los gobernadores no sean complicadas para lograr que las transiciones sean sin sobresalto. Hasta ahora, todas van bien, con excepción de Michoacán. La orden a las distintas instancias del gobierno federal en el caso de Silvano Aureoles es no recibirlo, no seguirle el juego.     

En suma, desde Gobernación lo que se ve es que la secretaria Sánchez Cordero se está “empoderando” y que seguirá siendo valladar para nuevos aspirantes presidenciales.

•••

GEMAS: Obsequio de Porfirio Muñoz Ledo: “El desaire de la ciudadanía es una lección. No volvamos a banalizar el sufragio popular ni a gastar la pólvora en infiernitos”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

dza