COLUMNA INVITADA

El ridículo del 7 por ciento

Tanto AMLO, como de Mario Delgado, calificaron la consulta como “un éxito”, en un cinismo delirante que pretende ocultar su estrepitoso fiasco

OPINIÓN

·
Federico Döring / Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Después de cuatro intentos frustrados se llevó a cabo el pasado domingo la primera Consulta Popular en la historia de México. Siendo eso una buena noticia, palidece al lado de la manipulación facciosa del Gobierno de la República de la pregunta y las ilegalidades de Morena durante todo el proceso.

Debemos recordar que la consulta realizada fue la peticionada por el Presidente tras el fracaso de la recolección de firmas de su partido, luego de ser evidenciados por el INE por haber presentado firmas apócrifas para solicitar la consulta. Según el reporte del INE de fecha 6 de noviembre de 2020, 13,324 firmas de las 69,254 presentadas por Yeidckol Polevnsky resultaron apócrifas, es decir, el 19.23%, además de otros casos de mexicanos que no se encontraban en el listado, por tratarse personas fallecidas incluso desde 1999.

Fue por ello que tuvo que entrar al quite AMLO y dejar sin efecto la narrativa de la aclamación popular de justicia y castigo a la corrupción de los ex presidentes, con una petición sin firmas ciudadanas cuya redacción, mendaz y dolosa, tuvo que ser ajustada por la SCJN para hacerla viable, dando como resultado un bodrio jurídico incoloro, insaboro e insípido que no despertó ningún interés ciudadano.

De los 93,671,697 que estamos en el listado nominal se requerían 37,468,678 votos para que el resultado de la misma fuera vinculante, y como consecuencia de la manipulación política del Presidente y de su partido, sólo 6,660,170 ciudadanos participaron, es decir, apenas el 7.11%. La cifra ronda los niveles históricos de participación de cuando fue Jefe de Gobierno, pues tuvo sólo el 7.8% en su primera consulta de revocación de mandato y apenas el 10% en la segunda. Pero sin duda es un avance con respecto a los resultados de las 925,000 personas que participaron en la “consulta” del Tren Maya (el 1.03%), y las 1,067,000 personas que participaron en la “consulta” del NAICM (el 1.19%).

Esta consulta de AMLO no entusiasmó a la gran mayoría de los mexicanos, ni con las trampas del mismo modus operandi del Fideicomiso “Por los Demás” (que supuestamente se constituyó para apoyos a damnificados, pero se utilizó con fines electorales en 2018): depósitos en efectivo de legisladores de su partido para violar la ley y pagar propaganda en un diario de circulación nacional, aunado a un gasto grotesco en publicidad exterior y brigadas de promoción del voto que resultaron como lodo seco, sin resultados.

No obstante después del monumental fracaso, tanto el Presidente de la República, como de Mario Delgado, calificaron la consulta como “un éxito”, en un cinismo delirante que pretende ocultar su estrepitoso fiasco. ¿Imaginan ustedes al AMLO opositor aceptando como un éxito una hipotética consulta popular de Felipe Calderón con sólo el 7% de respaldo a su lucha contra el narcotráfico?, ¿O a AMLO aceptar el éxito de Peña Nieto con sólo el 7% de respaldo a su Pacto por México y su contenido? ¿A Zedillo con sólo el 7% de respaldo al FOBAPROA? ¿A Carlos Salinas con sólo el 7% de respaldo para el NAFTA-TLC?

Así de esquizofrénico es el escenario que costo de 528 millones de pesos del erario público. Debemos quedarnos con el primer precedente de una nueva cultura democrática que pudo haberse destinado a 70,000 quimioterapias para niños con cáncer, y con la enseñanza de que la simulación y el engaño no convocan a los mexicanos libres que no dependen de los programas sociales para su supervivencia.

El ejercicio, aunque un fracaso para AMLO es un buen round de sombra para la consulta que a él más le apetece: la de revocación de mandato en 2022. Ya vio que no habrá aclamación popular ni resultado vinculante alguno para que permanezca en el cargo, así que todo será político y se dejará como una fotografía del pulso de una franca minoría de mexicanos. Pero la duda subsiste, ¿una alianza PAN-PRI-PRD, cuántos votos lograría movilizar? ¿Lograrían rebasar la cifra de 6,660,170?

Lo que es un hecho es que 7% no puede jamás ser un éxito mayor al 93% de rechazo e indiferencia, y que aún la cifra registrada aunque mayor a las consultas del Tren Maya y el NAICM , está a años luz de la obtenidas por AMLO en 2021 ( 30,110,327 ) y la de las elecciones federales del pasado junio (19,373,518 ).

FEDERICO DÖRING
DIPUTADO LOCAL DEL PAN
@FDORINGCASAR

dza