SALTO CUÁNTICO

Políticas adultocéntricas

Las prioridades de los gobiernos están en otros proyectos que requieren cantidades millonarias de recursos, mientras la educación y el deporte se dejan descobijados

OPINIÓN

·
Karina Álvarez / Salto Cuántico / Opinión El Heraldo de México

Para mejorar la calidad educativa en México es necesario eliminar las políticas adultocéntricas que han marcado el modelo y método educativo que se aplica en la actualidad, pero que está rebasado, no sólo por el COVID-19, también por los nuevos procesos tecnológicos y redes sociales.

Hay un dicho común entre los mayores o los más experimentados que dice: “Mientras tú vas, yo ya voy de regreso”; y eso es lo que le pasa a la educación mexicana: mientras sigue yendo por el camino viejo, el avance tecnológico viene veloz y a paso firme, pero México no está preparado para asumirlo.

¿Qué es lo que pasa? Las prioridades de los gobiernos —no sólo los anteriores, también el actual—, están en otros proyectos que requieren cantidades millonarias de recursos para desarrollarse, mientras la educación, el arte y el deporte se dejan descobijados al grado en que se les reduce el presupuesto.

Sin fondos económicos no se puede capacitar a los docentes, mejorar la infraestructura educativa, pagar los servicios que las escuelas necesitan para mantener a su comunidad con higiene y con los menores riesgos, y tampoco se puede brindar conectividad, dispositivos (computadores, tablets), además de que limita la generación de nuevos contenidos especiales para la educación a distancia.

El modelo mixto de aprendizaje es la mejor opción para los estudiantes, no sólo mexicanos. Tenemos grandes experiencias de otros países tanto de Europa como de América Latina que han decidido por invertir más recursos a su educación para combinar la distancia y la presencial, me refiero a Bolivia, Argentina, España, entre otros. Dichas naciones decidieron que era mejor dotar de conectividad a internet a sus escuelas, comprar computadoras para sus estudiantes y generar contenidos educativos especializados. ¿Por qué México no?

Es triste ver cómo el gobierno de López Obrador prefiere que se inviertan los recursos públicos en temas menos importantes como la consulta de ayer, que tuvo un costo de 528 mdp, según el INE. O dar becas a jóvenes que ni estudian, ni trabajan, en lugar de impulsarlos a seguir estudiando o darles opciones para aprender oficios, cursar carreras técnicas o proporcionarles empleos; esto pese a las advertencias del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sobre que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro podría incentivar la deserción escolar, pues entrega más dinero a quienes no estudian que entre quienes sí lo hacen.

Especialistas en educación como el filósofo y arte-educador Emilio Lome, aseguran que de seguir existiendo estas políticas adultocéntricas en donde se considera a los niños y jóvenes como objetos, será muy difícil lograr una verdadera transformación educativa que necesita crear niños que se expresen: “La expresión artística es una medicina”.

•••

SINCRONÍA: “La imaginación genera escenarios, es una máquina para crear futuros”.

POR KARINA ÁLVAREZ
K.ALVAREZ.ROSAS@GMAIL.COM
@KAFARK84

dza