COLUMNA INVITADA

La tercera ola

La ciencia ha combatido al virus con sus mejores armas, pero parece mutar mucho más rápido de lo que se esperaba

OPINIÓN

·
Héctor Serrano/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Lo que deberíamos de tener en claro, es que las enfermedades causadas por el virus de Covid-19 llegaron para quedarse. Hoy el mundo enfrenta a una nueva cepa, pero nada descarta que, en el futuro inmediato, surgirán otras, igual o más contagiosas y mortales que la variante delta. La ciencia ha combatido al virus con sus mejores armas, pero parece mutar mucho más rápido de lo que se esperaba.

No existe un solo gobierno en el mundo que estuviera preparado para hacerle frente a una pandemia de tal magnitud, pero eso no quiere decir que todos lo han hecho igual de mal; también hay quienes han podido garantizar el abasto de vacunas a su población y, con la ayuda de la iniciativa privada, establecieron un sistema eficiente de distribución, ahí el problema radica en la negativa de algunos ciudadanos a recibir la vacuna.

En el caso de México no se ha podido solucionar ni lo primero, ni lo segundo, ni lo tercero. No contamos todavía con el abasto para garantizar el cuadro completo de vacunación para la población susceptible de recibirla; no tenemos un sistema eficiente de distribución, prueba de ello son los problemas logísticos que se han presentado en distintas sedes de vacunación; y gran parte de la población se niega a recibirla.

Hasta el momento, la única solución para tratar de evitar los efectos de la enfermedad es la vacunación, mientras que la mayoría de la población no reciba un cuadro completo, estamos navegando a la deriva. En poco tiempo, la tercera ola ha generado muchos problemas para nuestro país, cada vez somos más los que conocíamos a alguien que perdió la vida, además del enorme gasto que representa para las familias la atención de sus enfermos.

En el tema económico, distintas naciones se preparan para una pandemia de largo plazo, decidieron generar una serie de estímulos económicos para apoyar a los sectores productivos, saben que el reto consiste en no dejar quebrar a los generadores de empleos y de riqueza, se da el mismo valor a las acciones de gobierno que a las acciones de la sociedad civil, existe un compromiso mutuo para sortear la crisis, comparten él mismo interés.

En México el gobierno está apostando por el fortalecimiento de sus obras emblemáticas y de los programas sociales, medidas que, en el corto plazo, no se puede negar que tienen un efecto positivo en la población beneficiada. Aun así, el país carece de una estrategia a mediano y largo plazo, en gran medida, porque se minimizaron los efectos y la duración de la pandemia, se pensó que las pequeñas y medianas empresas podrían sortear el temporal sin ningún apoyo.

La tercera ola puede tener efectos más devastadores que las dos anteriores, en la economía nacional, de no apoyar inmediatamente a los sectores productivos del país, suman miles las empresas las que ya no aguantan más. Es momento de que nuestro gobierno se ponga las pilas.

POR HÉCTOR SERRANO AZAMAR
COLABORADOR
@HSERRANOAZAMAR

dza