TOUCHÉ

¿Por qué sostiene a López-Gatell?

Es difícil rescatar un acierto en el desempeño de Hugo López-Gatell frente a la pandemia de coronavirus. Pero la culpa no es toda de él, sino de quien lo sostiene

OPINIÓN

·
Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de México

Es difícil rescatar un acierto en el desempeño de Hugo López-Gatell frente a la pandemia de coronavirus. Pero la culpa no es toda de él, sino de quien lo sostiene. Desde el día uno ha cometido yerro tras yerro. Fuentes de Palacio Nacional aseguran que el presidente López Obrador ya se dio cuenta, pero no quiere admitir que se equivocó.

Las deficiencias técnicas de López-Gatell ya eran bien conocidas en el gremio médico-científico y quedaron expuestas cuando estalló la pandemia de influenza, allá por 2009-2010. Sus errores, y su arrogancia para reconocerlos, colmaron la paciencia del entonces presidente Felipe Calderón, quien ordenó su cese inmediato. El problema fue que el entonces secretario de salud, el doctor José Ángel Córdoba, no se atrevió a correrlo. La razón se desconoce. Prefirió esconderlo, protegerlo en las catacumbas del burocratismo médico. Así se mantuvo hasta que llegó la 4T y se nombró a Jorge Alcocer, un veterano médico, como secretario de salud.

López-Gatell menospreció al virus. En sus primeras declaraciones dijo que provocaba baja letalidad. Se negó a hacer pruebas masivas y despreció el uso del cubrebocas, cuando el mundo entero recomendaba su uso. No se atrevió a decirle al presidente que dejara de viajar y de reunir multitudes en sus giras. No pudo atinar a una sola fecha sobre el comportamiento de la pandemia y sobre el pronóstico de muertes por covid, mejor ni hablamos. Tal vez, sus errores más grandes han sido su abyección al presidente, cuando dijo que López Obrador era una fuerza moral y no de contagio, la politización ideológica de la pandemia, su inmisericorde soberbia y falta de empatía para los enfermos, los muertos y sus familias.

Hoy, cuando los contagios crecen a un ritmo mucho mayor que en la primera y segunda olas, López-Gatell asegura que estamos viendo una reducción en los contagios. Que alguien le diga que sus propios números lo contradicen. Indican que la semana pasada, del 9 al 15 de agosto, hubo más de 129 mil contagios nuevos. Por si fuera poco, vuelve a menospreciar la pandemia. Dijo también que la mortalidad en niños y adolescentes es baja y que todas estas ideas que han circulado de que ahora es una epidemia de adolescentes y niños, no tiene un sustento de evidencia ni en México ni en ninguna otra parte del mundo. Los números lo desmienten, a López-Gatell ya nadie le cree.

BON APPÉTIT

Hace unas semanas le hablé de las operaciones y manejo de efectivo de Javier Reyes de la Campa, director de Banco Accendo, sus hermanos y su equipo interno y legal del banco. Pues no tardará mucho en revelarse la información detallada que está en poder de la Secretaría de Hacienda y la Unidad de Inteligencia Financiera. Se trata de lavado de dinero en un banco nacional, enormes cantidades de efectivo que ya llamó la atención también de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

dza