CIUDADES SUSTENTABLES

Ciudades equitativas

En una urbe no basta producir la vivienda que la demanda requiere, sino generar oferta sustentable para sectores de menor nivel adquisitivo

OPINIÓN

·
Vidal Llerenas / Ciudades Sustentables / Opinión El Heraldo de México

Hace rato que Mariana Mazzucato desarrolla las narrativas para explicar los efectos de la acción del Estado en la economía. Uno de los puntos es que para lograr objetivos públicos no basta con corregir las fallas de mercado, sino modificar esos mercados para que el resultado que se alcance sea el que la sociedad se ha propuesto. Eso es particularmente cierto en los mercados inmobiliarios. En una ciudad no basta producir la vivienda que la demanda requiere, sino, además, generar oferta sustentable para sectores de menor nivel adquisitivo, en zonas accesibles y con servicios adecuados. De hecho, una ciudad puede generar valor modificando su regulación inmobiliaria, parte de ese valor tiene que ser capturado para financiar infraestructura urbana. Eso toma tiempo y los recursos adicionales no siempre se invierten en la zona. En el mundo, en varias ciudades de América Latina, las plusvalías se capturan y se invierten en la zona desarrollada. En nuestras ciudades, en cambio, la riqueza generada por las decisiones que buscan fomentar la vivienda, con la finalidad de generar objetivos como el crecimiento económico y la reedificación, no ha sido compartida con los ciudadanos.

El programa parcial de Vallejo, en la Ciudad de México, hace uso de varios elementos de regulación para lograr que el mercado inmobiliario se desarrolle, y la economía se reactive, pero, sobre todo, para que se conserve y aproveche el suelo industrial y se genere una oferta de vivienda que pueda ser adquirida por medio de financiamiento de los trabajadores. Eso el mercado, aún sin fallas, solo, no lo puede proveer. En el nuevo programa parcial se asegura el uso industrial de la mayor parte de la zona para el futuro, lo que va a terminar con la especulación inmobiliaria.

La inversión en infraestructura es un elemento fundamental para mantener el carácter industrial de Vallejo, por lo que la generación de valor que establece la regulación, en el plan parcial, genera recursos para la zona que se suman a las inversiones en infraestructura de la alcaldía y las del propio sector privado. La vivienda deberá tener un 40 por ciento de producción que pueda ser adquirida por medio de un crédito del Infonavit o de Fovissste. La regulación pretende generar una nueva centralidad en la ciudad, en la que se pueda vivir, trabajar, estudiar y aprovechar la excelente provisión de transporte público de la zona. La idea es consolidar una zona industrial que aproveche la locación privilegiada de Vallejo para generar empleos de alta calidad y generar las operaciones que sirvan para resolver los problemas públicos de la ciudad, como es el caso de la nueva planta procesadora de residuos, que va a generar una industria circular en la zona y que permitirá sustituir a la actual, para construir un parque en una zona densamente poblada, en la colonia del Gas, Azcapotzalco. Esto es, como afirma Mazzucato, solo el gobierno tiene la capacidad de impulsar este tipo de transformaciones y alinear las acciones e intereses de los actores, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Por Vidal Llerenas 
llerenasvidal@hotmail.com 
@vidallerenas

dza