COLUMNA INVITADA

AMLO apura la consulta, Del Mazo se opone

La derecha se opone porque también conoce el resultado, nunca le han ganado una consulta a AMLO

OPINIÓN

·
Daniel Serrano / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

El presidente López Obrador mostró su molestia por el retraso en la aprobación de la ley secundaria para la revocación de mandato, incluso señaló que algunos legisladores no eran demócratas por no incluir en los periodos extraordinarios la ley que, en términos prácticos, es el instrumental para cumplir la promesa de campaña del Presidente de someter a la mitad de su periodo a la voluntad popular. Lo que no se dice es que, de no celebrarse, quien pierde más es el propio partido del Presidente.

¿Y esto por qué es un asunto de todas y todos? Porque para quienes conocemos el actuar del hoy Presidente, no como administrador público, sino como estratega político, resulta obvio que él sabe perfectamente el destino de esa consulta, él conoce mejor que nadie el nivel de aceptación que tiene entre la población y, por supuesto, que es consciente de que la ciudadanía no lo mezcla con el resto de la clase política, incluyendo a la de Morena.

La derecha se opone porque también conoce el resultado, nunca le han ganado una consulta a AMLO. Sabe que el resultado le permitirá al estratega reacomodar su juego durante siete tortuosos meses para ellas y ellos. La consulta le permite a AMLO y al movimiento que le acompaña concentrar todos los frentes y a todos los actores en contra en una sola batalla, cada crítica a su gobierno tendría como respuesta “nos vemos en la consulta” ante una derecha que se sabe derrotada en ese ejercicio.

Por ello, extraña el retraso del bloque legislativo del movimiento, es verdad que los temas de desafuero eran importantes (quizá no tan trascendentes como se hizo parecer), pero es evidente que no podía estar ausente la ley secundaria.

El partido del Presidente ha demostrado que tiene un mejor funcionamiento cuando tiene un objetivo con mayores características de movimiento, paradójicamente más allá de las elecciones. El partido creado para la disputa de los espacios de poder público se comporta mejor en actividades fuera de él, eso también lo sabe el Presidente y por eso la consulta constituye una oportunidad de reorganización en la zona centro del país con notorios retrocesos y una prueba a las tentaciones de quienes encabezarán ejecutivos estatales.

No son pocos los cuestionamientos a las estructuras de promoción y defensa del voto que en distintas regiones del país estuvieron muy lejos de mostrarse efectivas a pesar de contar con todo el financiamiento del partido en el gobierno y la consulta resulta una posibilidad inmejorable para aceitar la maquinaria que requerirá AMLO en la transición presidencial, además de ser un termómetro para decidir qué tipo de perfil estaría esperando la ciudadanía.

Habrá ley secundaria, punto. Quizá quienes no se sientan listos para la revocación de mandato sean las y los nuevos alcaldes de Edomex o gobernadores como Alfredo Del Mazo, que con la suma de sus aliados (y algunas torpezas de la oposición) rechazó tajantemente la iniciativa de reforma constitucional para que nuestra entidad pudiera tener una ley de participación ciudadana. Pues no, Del Mazo no va en todas con el presidente.

POR DANIEL SERRANO
LIDERAZGO POLÍTICO DE IZQUIERDA EN EL EDOMEX

DZA