ARTICULISTA

The Same Sea

Este escenario, sin duda atractivo como locación, fue elegido para inaugurar el pasado 12 de junio la I Bienal de Helsinki, en coincidencia con el día de la ciudad, y un año más tarde de lo previsto debido a la pandemia

OPINIÓN

·
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

En el Mar Báltico, a pocos kilómetros de la costa de Helsinki, Finlandia, se encuentra dentro de un archipiélago, la isla de Vallisaari, lugar con un rico y diverso ecosistema, conocida actualmente por ser una gran reserva natural.

La isla fue utilizada como fortificación militar por los suecos en el siglo XIX, luego por los rusos y finalmente por el ejército finlandés. En 1937 se produjo la explosión de uno de sus arsenales, un hecho que aún se recuerda y que ocasionó la muerte a una docena de personas. En la década de los 50 Vallisaari albergaba un pequeño pueblo, pero este se fue quedando poco a poco vacío, hasta que en los noventa la isla quedó totalmente abandonada.

Este escenario, sin duda atractivo como locación, fue elegido para inaugurar el pasado 12 de junio la I Bienal de Helsinki, en coincidencia con el día de la ciudad, y un año más tarde de lo previsto debido a la pandemia.

La sostenibilidad es el tema principal de la Bienal, bajo el lema “The Same Sea” (El mismo mar), que refleja la simbiosis de la humanidad y el mundo natural, para evocar la interconectividad de toda la vida en la tierra. Tomando el mar como metáfora de la interconexión, lo que significa que cada cosa y acción tiene un impacto en otra cosa, e interviene en la totalidad.

De esta forma, los curadoresPirkkoSiitari y TaruTappola, directores del Museo de Arte de Helsinki, seleccionaron las obras apelando a la metáfora de la interconexión y la crisis ecológica. Asimismo, en colaboración con la Agencia Forestal Metsähallitus, convocaron a expertos y biólogos locales para que las obras elegidas tuvieran un emplazamiento correcto en un medio altamente protegido, y pidieron a los historiadores que pusieran en valor las construcciones militares rusas de la época del zar Alejandro II y la rica historia de la isla.

Así, cuarenta y un artistas internacionales y finlandeses trabajaron bajo la inspiración de la isla para presentar un magnífico programa de instalaciones que entrelazan la riqueza natural de la isla con su historia, involucrando también una serie de obras que tocan las experiencias de los soldados y el trastorno de estrés postraumático.

Cada instalación fue realizada para un sitio específico, siguiendo la consigna de la interconexión y la dependencia mutua, la relación con la naturaleza, el tiempo y el cambio climático, los límites y las identidades.

En esta práctica conjunta entre arte y naturaleza, Metsähallitus fue la responsable de crear un modelo de cooperación para garantizar el impacto mínimo de riesgo del entorno, por ello la mayoría de los materiales utilizados en las obras exhibidas, se eligieron a partir de recursos locales y al finalizar la bienal se reciclarán, bajo una estricta coordinación ecológica.

Cada bienal refleja y da forma al lugar que la acoge, Finlandia lidera el listado de las naciones más felices del mundo, fue pionera en el establecimiento del sufragio universal y su sistema educativo es altamente elogiado, así como su exitosa aplicación de políticas medioambientales.

En un marco tan elocuente, la Bienal de Helsinki impulsa aquellos elementos que hacen la vida política y social de Finlandia, conénfasis en la inclusión y la responsabilidad ambiental, así como su compromiso en asumir la responsabilidad de mitigar el cambio climático y de hacer que el país sea neutro en carbono para 2035.

POR BERNARDO NOVAL
CEO MUST WANTED GROUP
@BERNIENOVAL
@MUSTWANTEDG

PAL

Temas