COLUMNA INVITADA

El gran rezagado de todas las administraciones: El Empleo

Lo que es indiscutible es que los empleos formales que el IMSS registraba antes de marzo de 2020 no se han recuperado

OPINIÓN

·
Lorena Osornio Elizondo / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Para nadie es un descubrimiento que la Crisis aún no controlada por el Covid-19 y sus nuevas cepas ha contribuido a que el trabajo de los Mexicanos sufra un gran revés, a diario nos encontramos con cifras que fluyen entre alegres millones o porcentajes a favor o en contra del gobierno según quien las de.

Lo que es indiscutible es que los empleos formales que el IMSS registraba antes de marzo de 2020 no se han recuperado, y las cifras que ahora muestra son puestos de trabajo de construcción, transformación (manufactura), transportes y comunicaciones, que sólo representa el 19.2% de empleos recuperados.

La promesa de regresar a los niveles de trabajo anteriores a la pandemia tampoco es un consuelo para la economía ni para quienes perdieron su empleo, porque la situación laboral estaba muy deteriorada, lo que en realidad necesitamos es una reactivación que modifique las condiciones de trabajo y por supuesto el número de personas que puedan acceder a puestos dignos.

 Otros sectores que merecen atención son el de la informalidad, la subcontratación y el autoempleo que para muchos han representado salidas alternas al no logran tener un empleo en el sector formal. En el caso de los dos primeros los puestos ofertados sólo ofrecen bajos ingresos para mujeres y jóvenes, oportunidades que lejos de ayudar a la economía y a pesar de la naciente legislación de outsourcing, que aún no sabemos si ya se aplica o se defiende al trabajador con ella, generan sólo abuso y por lo tanto niveles muy bajos de bienestar social.

Las cifras más recientes reportan 30.5 millones de personas en condiciones de informalidad laboral y 57.4 millones de 15 años y más de edad son población económicamente activa en espera todos de una oportunidad para desarrollarse profesionalmente o con la mera intención de cubrir sus necesidades básicas, pues el abuso laboral sigue siendo a pesar de la legislación y los sindicatos una constante en muchos empleos.

La única coincidencia entre quienes reportan los números y quienes los muestran es que serán años y no como dice el gobierno los que tarde el mercado laboral en recuperarse a un ritmo como el que tenía antes de 2020, nuestra confianza en el gobierno tampoco va a la alza pero definitivamente debemos trabajar para contribuir a la recuperación económica de México.

Por: Lorena Osornio Elizondo

DZA