DESDE AFUERA

México-EEUU: ¿nuevo trato?

Las principales complicaciones entre ambos países incluyen cuestiones de comercio e inversiones en México, en particular en el sector energético

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

Las aparentes diferencias entre los gobiernos de México y Estados Unidos podrían ser un nuevo capítulo de un viejo juego entre los dos países vecinos.
Los pronunciamientos del gobierno mexicano en torno a la Riad latinoamericana, el embargo estadounidense a Cuba y la utilidad de la Organización de Estados Americanos, han sido vistos como expresiones de divergencia en una relación siempre complicada.

Pero podrían verse también como un intento de ganar fuerza para negociar una nueva relación bilateral.En lo que parecería un contraste con las versiones sobre divergencias en la relación bilateral, el presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció prácticamente por un relanzamiento de Norteamérica como región económica integrada de cara a la competencia extracontinental, en especial China.

"Se está buscando tener un plan conjunto, integral, que incluya el crecimiento económico de América del Norte. Yo he hecho un planteamiento en ese sentido de cómo fortalecer a América del Norte y toda América ante el crecimiento económico comercial de Asia", explicó López Obrador al consignar sus conversaciones con Jake Sullivan, Consejero de Seguridad Nacional estadounidense, el martes pasado durante una visita sorpresa.

López Obrador consignó también que había invitado al presidente Joe Biden a visitar México en septiembre, aunque hay versiones de que sería el mexicano quien viaje a la capital estadounidense para participar en un encuentro económico de alto nivel ya convenido.

Se espera también el desarrollo de conversaciones sobre cooperación de seguridad, un tema de interés común y enorme preocupación en Estados Unidos y que incluye migración y tráfico de drogas.

Las principales complicaciones entre los dos países incluyen precisamente cuestiones de comercio e inversiones en México, en particular en el sector energético y cuestionamientos sobre el compromiso medioambiental del gobierno mexicano. 

En seguridad, la agenda incluye la cooperación bilateral de cara a lo que el gobierno mexicano considera como fracasada guerra contra las drogas y el tráfico de personas y armas, así como la creciente llegada de presuntos migrantes mexicanos y centroamericanos a la frontera México-EEUU, en medio de la recrudecida pandemia de COVID-19.

El hecho es que a querer o no, la potencia estadounidense y la geopolítica ponen rutinariamente a México en una situación de desventaja. Las propuestas de López Obrador buscarían un mejor equilibrio al tiempo de destacar las ventajas que tendrían los EEUU en una reformada relación con México.

"Si bien las iniciativas de México pueden no tener el mismo impacto en el hemisferio que las de Washington, son suficientes para mostrarle a Estados Unidos que México puede hacer del hemisferio un lugar más incómodo y difícil para Washington cuando se reúnan para conversar sobre su larga lista de diferencias", comentó la analista Allison Fedirka, de Geopolitical Futures.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

 

PAL

Temas