A FUEGO LENTO

Los pendientes del tribunal electoral

Su presidencia y la crisis interna dejaron de ser la prioridad; validar las elecciones, es su principal propósito

OPINIÓN

·
Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México

Aunque el presidente López Obrador considera que no está superada la crisis en el Tribunal Electoral y quedó muy decepcionado de los magistrados que lo conforman, para los integrantes de la Sala Superior el conflicto interno es cosa del pasado.

Felipe Fuentes Barrera, presidente interino del organismo, le dijo a Adela Micha que él y sus colegas acordaron poner fin a la crisis institucional y abrir paso a un proceso de reestructuración.

Con esto, todo parece indicar que llegaron a un acuerdo y la presidencia definitiva del TEPJF se resolverá en un mes, pero hacia afuera persiste el escepticismo, empezando por el principal inquilino de Palacio Nacional.

No es el único, la desconfianza sobre el máximo órgano electoral del país se palpa por todas partes, no por el pleito de familia que acabamos de atestiguar, sino por todo lo pendiente relacionado con las elecciones del pasado 6 de junio.

En esos pendientes radica el enojo y la preocupación de muchos actores políticos.

Por ejemplo, quedan por resolver las elecciones para gobernador en ocho estados: Michoacán, Campeche, Guerrero, San Luis Potosí, Colima, Chihuahua, Sinaloa y Nuevo León.

En el caso de los diputados federales, tienen hasta el 23 de agosto para calificar la elección, después de que se impugnaron 279 distritos. Y cualquier cambio, podría modificar el resultado.

Además, deben analizar el caso del PVEM, por los 40 millones de pesos de multa que les impuso el INE por haber contratado a influencers para hacer campaña fuera de la ley.

De manera particular, también deben atender un reclamo del PRI que va por la nulidad de la victoria de Layda Sansores en Campeche.

De otro lado, Morena impugnó el triunfo de Maru Campos, en Chihuahua, mientras que la alianza PRI-PAN-PRD llevó a tribunales el triunfo de Indira Vizcaíno, en Colima.

En Michoacán andan por las mismas. Quieren que se anule el triunfo del morenista Alfredo Ramírez Bedolla “por presuntas irregularidades en casillas”, mientras que en Sinaloa el tricolor busca la anulación de la victoria del también representante de Morena, Rubén Rocha.

La victoria de Ricardo Gallardo, del PVEM, en San Luis Potosí, igualmente está bajo investigación, así como el triunfo del emecista Samuel García, en Nuevo León.

En el caso de la elección por la gubernatura de Querétaro, en la que se alzó con la victoria el panista Mauricio Kuri, hay impugnaciones que debe resolver el Tribunal, cuya controversia recayó en manos del magistrado Felipe Fuentes.

No se diga el caso Guerrero que está en manos de Reyes Rodríguez, mientras que Chihuahua, tiene que ser resuelto por la magistrada Mónica Soto.

Trabajo tienen los magistrados, más allá del provecho político que quieran sacarle a esta crisis institucional, ellos mismos y, sobre todo, el presidente López Obrador y otros actores políticos, razón por la que, lo menos importante es su presidencia. Lo relevante son sus fallos por venir.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Quien no quiera ser aplastado, debe negociarlo todo.”

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

dza