UNA CHAIRA EN EL HERALDO

Ponga la basura en su lugar

La Estación de Transferencia y Planta de Selección de Residuos Sólidos Azcapotzalco me dejó con el ojo cuadrado, por decir lo menos

OPINIÓN

·
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

¡Qué tal esa gran planta separadora y compactadora de desechos que se acaba de inaugurar el domingo allá en avenida Azcapotzalco-La Villa! 

Me tocó visitarla y la verdad me quedé con el ojo cuadrado.

Le dará servicio a cuatro alcaldías. Puede contener 40 autobuses dentro de su terreno en espera de arrojar los contenidos en las diferentes tolvas. Así que nadie tendrá que quejarse de que armen algún atorón de tránsito y, por ende, contaminen. 

Todo lo contrario, es la más avanzada del país. Ustedes alegarán que “hay cosas más urgentes que atender”. Pues fíjense que sí, pero fíjense que no. En la capirucha generamos 13 mil 149 toneladas de residuos sólidos, de los cuales siete mil 990 toneladas terminan enterradas en rellenos sanitarios: cinco en Estado de México y uno en Morelos. 

Híjoles, la verdad fue muy interesante hacer el recorrido junto a la doctora Claudia Sheimbaun Pardo. Sinceramente no tengo las herramientas científicas o tecnológicas para entender cómo funciona ese gran tubo que gira y gira cual lavadora, y logra separar los diferentes tipos de desechos: pet, plástico blanco, plástico con aluminio, telas, etc., y sin embargo, ¡lo hace! 

De cualquier manera, siempre hace falta la última separación fina que se hace a mano. Los que ahí trabajen cuentan con todo el equipo necesario para no absorber algún tipo de gas tóxico ni sufrir alguna herida. 

Como también ahí llegan residuos orgánicos, éstos se separan y se dirigen a uno de los siete centros de creación de composta que hay en la Ciudad de México, donde cada día, mil 157 toneladas de residuos orgánicos se transforman en 6.29 de esta tierra fertilizada maravillosa que se envía a bosques, parques y hasta camellones.

Cuando los deshechos están así de bien separados, no se les puede considerar ni siquiera basura.

Además, las empresas le compran a la separadora el material que necesitan para reciclar-reutilizar. Amén de ahorrarnos los 617 millones de pesos que pagábamos por la logística de transporte de la basura y su disposición final (según el Inventario de Residuos Sólidos).

Y ahora ustedes se preguntarán qué sucede con pañales, toallas, algodón y otros desechos sanitarios. Bueno, con lo que se recauda en dos de las plantas compactadoras de la ciudad, se producen 539 toneladas de combustible derivado de residuos que se transfiere a plantas cementeras, como Cemex. 

Las usan para los hornos y a través de una serie de filtros con los que deben contar, esto no emite ningún tipo de contaminante a nuestra atmósfera. No vaya usted a pensar que andamos respirando pañal. 

Bueno, tal vez sí, pero por aquellos que se arrojan en lotes baldíos y en cualquier esquina. Y hablando de poner la basura en su lugar… si no sabe usted a dónde puede acudir para la consulta el domingo 1 de agosto entra a la página ubicatumesa.ine.mx/consultapopular.

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

PAL

Temas