TRES EN RAYA

¿Dónde quedó la decencia?

Eso sí, cacarearon de votar a mano alzada el futuro del dictamen, el cual devolvieron a la primera comisión para su discusión en general. ¿Seguirán discutiendo en lugar de aplicar la ley?

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

Ciertamente no en el Congreso de la Unión. Ahí está ausente. Los diputados de Morena, del PT, del Verde Ecologista prefirieron actuar de tapaderas, inventarse pretextos, antes que cumplir la ley —y su palabra— respecto a retirar el fuero a quien fuese necesario.

La decencia y la congruencia están extraviadas. No hay respeto a la investidura que dicen representar. ¿Alguno se pregunta en qué consiste la decencia? Yo lo dudo. No pocos legisladores, nuestros representantes —al menos en teoría—, no consiguieron la mayoría necesaria para un periodo extraordinario; todo antes que desaforar a los dos diputados de la Cuarta Transformación. Muy convincente decir que no lograron la mayoría, cuando aún cuentan con la mayoría calificada… ¡Sinvergüenzas!

Mauricio Toledo es investigado por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México por el presunto delito de enriquecimiento ilícito. El manejo de su caso, muestra también el interés de que continúe. Pudo haber sido botado el pasado 6 de julio, mas se le apoyó para su contender otra vez por su curul. Y al haber cancelado la posibilidad del desafuero, volverá a tener este en la próxima legislatura.

En el caso del diputado de Morena Saúl Huerta, este es acusado de abuso sexual contra un menor de 15 años. Un pederasta, donde la víctima lo acusó de viva voz, la policía de la CdMx lo detuvo y hoy se encuentra prófugo, pero con fuero. Para ser “diferentes”, han salido “muy peores”.

Los miembros de la Comisión permanente del Congreso de la Unión no quisieron convocar un periodo extraordinario para discutir el desafuero de ambos personajes. 20 votos a favor, 12 en contra y 3 abstenciones dinamitaron la mayoría calificada necesaria para realizar nuevas sesiones y con ello cualquier discusión seria.

Es tal su podredumbre que PT votó en contra del periodo extraordinario y dos diputadas de Morena se abstuvieron: Bertha Caraveo y Margarita Valdés. Eso sí, cacarearon de votar a mano alzada el futuro del dictamen, el cual devolvieron a la primera comisión para su discusión en general. ¿Seguirán discutiendo en lugar de aplicar la ley?

Ricardo Monreal, senador por Morena, exhibiendo un cinismo a prueba de su abrumadora mayoría, dijo: “no se logró aprobar el periodo extraordinario porque el PT no nos acompañó y tendrán sus razones”. Se puede barruntar que esas razones son cobijar a criminales y favorecer a la 4T. No hay otra forma de entenderlo. O, ¿qué? ¿Abusar de un menor para ellos es lo correcto? Omitió mencionar las abstenciones morenistas.

No hay decencia. No hay ética. Tampoco, siquiera, la moral proclamada en la “cartilla moral” de la actual administración federal que cobija al partido en el poder. Hay un cinismo rampante, una soberbia inaudita igual o mayor a la del sexenio pasado y, con ella, una corrupción en los mismos términos solo que con diferentes protagonistas.

No hay sorpresa tampoco ante su actitud vil y servil al ejecutivo federal y a los intereses intrínsecos al poder. Un desprecio a la ley que prometieron guardar y hacer cumplir y hacia las personas que dicen representar.

Temas