COLUMNA INVITADA

AMLO vs. Estados Unidos

Aunque será difícil construir una integración regional, la “nueva izquierda” en América Latina manda un mensaje contundente de que existe un frente opositor

OPINIÓN

·
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Desde el inicio de su sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha buscado forjar alianzas estratégicas con países ideológicamente afines a la 4T para formar un eje progresista en América Latina. Durante su mensaje por el 238 aniversario del natalicio de Simón Bolívar, AMLO propuso sustituir a la Organización de Estados Americanos (OEA) y crear un bloque regional parecido al de la Unión Europea.

Las declaraciones del mandatario mexicano parecen ser una respuesta directa al rol que ha jugado la OEA en la región y para contrarrestar las acciones de Estados Unidos ante la crisis en Cuba. Es la lucha contra el neoliberalismo y el imperialismo en toda su expresión.

México ha tenido varios “encontronazos” con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Existe una percepción entre aliados ideológicos, como México y Argentina, que este organismo es anti-izquierdista y favorece las políticas del imperio yanqui.

Sin embargo, funcionarios de esta organización advierten que las acciones de AMLO y Alberto Fernández son un mero reflejo de su frustración por no lograr posicionar a sus candidatos en la OEA, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y en la Confederación Andina de Fomento (CAF). Es decir, han perdido influencia en organismos regionales y la manera en que han conducido su política exterior se aleja cada vez más de Estados Unidos.

No sorprende entonces que Alberto Fernández busque conseguir el apoyo de los 33 países de la región para asumir la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), para establecer otro contrapeso a la OEA.

En las elecciones en Bolivia de 2019, el respaldo del organismo a favor de Jeanine Añez causó tal indignación para el gobierno de la 4T que le dio asilo político a Evo Morales. El canciller Marcelo Ebrard calificó la gestión de Almagro como una de las peores en la historia y aseveró que el caso de Bolivia “fue oprobioso, prácticamente facilitaron un golpe”.  

López Obrador y Fernández también se abstuvieron de firmar una declaración de la OEA en contra de la represión política en Nicaragua. Mientras que México apoya al gobierno de Díaz-Canel, Almagro se pronunció enérgicamente en contra del sistema político de Cuba, al considerarlo una “dictadura fracasada, opresora y corrupta.”

A su vez, los gobiernos de 21 países, encabezados por Estados Unidos, firmaron una declaración condenando las detenciones en Cuba e hicieron un llamado para que se respeten los derechos humanos en la isla.

AMLO adopta el discurso de mandatarios de izquierda argumentando que la OEA siempre ha dado muestras de ser, a lo largo de su historia, un instrumento de la política exterior de Estados Unidos. Por eso, rechazó la intromisión de la Casa Blanca en los asuntos políticos de naciones y consideró que el régimen cubano merece “el premio de la dignidad” por su lucha en defensa de su soberanía.

La propuesta del inquilino de Palacio Nacional de crear un bloque regional no es una idea nueva. Es muy parecida a la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, conocida como Alba, la cual fue presentada en 2001 por el difunto presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En 2004, con un acuerdo entre Cuba y Venezuela, Alba se estableció como un proyecto de colaboración y complementación política, social y económica con énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social, basada en doctrinas de izquierda. En esencia, era una contrapartida a la integración neoliberal y a las pretensiones hegemónicas del imperialismo de Estados Unidos en América Latina.  

Aunque será difícil construir una integración regional, la “nueva izquierda” en América Latina manda un mensaje contundente a Estados Unidos de que existe un frente opositor, liderado por nada más ni nada menos que su vecino, Andrés Manuel López Obrador.

POR LILA ABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA
@LILAABED

PAL

Temas