TRES EN RAYA

La austeridad, ahora en el aeropuerto

¡Qué vergüenza! Una vez más, un problema originado por la tramposa “austeridad” de la 4T. Demoras de 188 vuelos saliendo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el día miércoles; y también unos pocos desde el día anterior

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

¡Qué vergüenza! Una vez más, un problema originado por la tramposa “austeridad” de la 4T. Demoras de 188 vuelos saliendo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el día miércoles; y también unos pocos desde el día anterior.

Se culpa a otros de las consecuencias de los recortes; ya es costumbre. En esta ocasión, eso sí, “los otros datos” fueron desmentidos a nivel internacional. Primero las autoridades del AICM dijeron que las demoras respondían a la falla de un proveedor de internet de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés), pero estas solo sucedieron en suelo mexicano...

Así que, antes de iniciar con teorías de la conspiración, el gobierno mexicano debió haber advertido que México es el único país que sufrió el problema. Y no por la falla de internet.

Las demoras que afectaron a miles de pasajeros, carga transportada y conexiones, no se debieron a la incompetencia de la agencia norteamericana, tan solo a las averías, austeridad y desidia al no tener los equipos y la información al día y de forma correcta en nuestro país. Y mientras el desperfecto se arregla, se nos informa que los planes de vuelo están siendo coordinados ¡manualmente!

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes modificó los presupuestos destinados al control aéreo y de posiciones en tierra, disminuyéndolos. Los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano carecen del respaldo necesario respecto a lo que las aerolíneas comparten cada mes en esta dependencia, incluyendo los planes de vuelo. Dicha información debería ser ingresada y respaldada en sistemas propios, pero no es así; utiliza los ajenos, sin tener esa garantía o respaldo. Por ello, cuando sucedió la falla, el único país que no tenía la información guardada fue el nuestro y ahora se tiene que ingresar de forma manual.

A partir del miércoles se apagaron las computadoras de la Torre de Control del AICM y tanto los despegues como los aterrizajes se realizan de manera manual y utilizando un sistema —“neoliberal” y secundario— que se tenía guardado de tiempo atrás. Una vez más, el acérrimo rival ideológico de AMLO salió al rescate.

Por cierto, mientras no se restablezca el sistema por completo, los vuelos pudieran seguir teniendo demoras importantes. El jueves hubo 144 vuelos demorados, si bien el AICM los atribuyó al clima.

No es el único reto que enfrenta el AICM. En mayo pasado, EEUU rebajó la calificación de seguridad aérea de México. Ello indica que el gobierno de este país carece de una supervisión adecuada de la seguridad de la aviación. Y se deberán corregir 28 hallazgos señalados por la FAA, pero los trabajadores de la Agencia Federal de Aviación Civil de México, responsable de las correcciones, señalan que estamos con dificultades debido a los recientes despidos de personal con experiencia, la falta de capacitaciones, además de haber colocado a un buen número de militares en dichos puestos.

Todas estas decisiones significan, entonces, un retroceso en términos administrativos, así como continuar abonando a la militarización de lo que deben ser funciones civiles. Una degradación que impacta las operaciones aéreas mexicanas y que significa no poder aumentar la inserción en el mercado estadounidense, que es el más importante para nuestro país.

Estamos viviendo en una mentira donde la austeridad sale excesivamente cara, la militarización cada día avanza en todos los rubros y donde los “otros datos” son aceptados por los aplaudidores del régimen.

POR VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

MAAZ