COLUMNA INVITADA

El partido del Tucán

Cuando Vicente Fox ocupó la presidencia de la República, el Verde se sumó al PAN, pero el “amor” no duró mucho y ni siquiera terminaron el sexenio

OPINIÓN

·
Adriana Moreno Cordero / Columnista Invitada / Opinión El Heraldo de México

La historia del Partido Verde Ecologista de México, (PVEM), y del por qué ha llegado hasta donde está, se puede resumir fácilmente: es un instituto político que se ha caracterizado por ser acomodaticio, oportunista; de navegar hacia donde la corriente mejor le acomode, que utiliza la bandera de la ecología para sus fines políticos e ilegalidades, porque no tiene compromiso alguno con el medio ambiente.

En la década de los noventa, el PVEM, que entonces era conocido como el “partido del tucán”, surgió como una propuesta dirigida principalmente a los jóvenes bajo la consigna de que solo este sector de la población era capaz de llevar a cabo un cambio. En ese entonces, en la Cámara de Diputados, el Verde pasó a formar parte de lo que se conoció como la “chiquillada”, los partidos morralla, junto con otros ya extintos como el Partido Popular Socialista, (PPS) y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, (PARM) e incluso, militantes y legisladores de estos dos institutos políticos no le daban mucha esperanza de vida al PVEM pues consideraban que ellos eran más sólidos y con mayor trayectoria.

Los pronósticos fueron errados y discreta pero consistentemente, el Partido Verde fue escalando, o mejor dicho, trepando, basado en una estrategia muy simple que en la actualidad les funciona; se convirtieron en un instituto político “bisagra” que a la hora de la aprobación de iniciativas que presentaban los partidos mayoritarios, el Verde se convirtió en el fiel de la balanza.

En cuanto a que el partido del tucán pudiera correr la suerte de otros institutos políticos como en su momentoel PT y ahora el PES, no se ve, porque ha tenido a buen recaudo colocarse junto al presidente en turno para “vender muy caro su amor”. Cuando Vicente Fox ocupó la presidencia de la República, el Verde se sumó al PAN, pero el “amor” no duró mucho y ni siquiera terminaron el sexenio.

A la actual administración, el PVEM ha habido adherirse, sin embargo, algunas contradicciones han surgido por ahí, pero el escándalo más reciente es que la víspera electoraldel 6 de junio pasado, el Verde habría pagado a artistas e influencers para que promocionaran a su partido y de nada valió que dirigentes de dicho instituto político, rechazaran esa ilegalidad.

El diputado Carlos Puente, el senador Bolaños-Cacho Cué; la secretaria general, Karen Castrejón y el exgobernador de Chiapas, Manuel Velasco coincidieron en que desconocían de dónde habrían salido los recursos para apoyar esa campaña y menos, saber quién implementó dicha estrategia, cuyos guiones que repartió entre 104 influencers, ya salieron a flote, por ende, este instituto político se encuentra metido en un muy serio problema y hay voces que piden que se les quite el registro.

POR ADRIANA MORENO CORDERO

morcora@gmail.com

PAL