TRES EN RAYA

Corramos apuestas: ¿Monreal o Ebrard?

Corramos apuestas. ¿Quién saldrá de Morena primero para buscar la nominación de otro partido para ser candidato a la presidencia de la República en el 2024?

Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Corramos apuestas. ¿Quién saldrá de Morena primero para buscar la nominación de otro partido para ser candidato a la presidencia de la República en el 2024? ¿O insistirán ambos dos en ser el candidato de Regeneración Nacional, cuando todo señala que la ungida de Palacio es Claudia Sheinbaum?

Lo dicho. Andrés Manuel decidió anunciar corcholatas y adelantar los tapados del 24; razones y opiniones se escuchan todas. Así que una vez que él lanzó sus preferencias, la pregunta es cómo actuarán los aún actores morenistas que suspiran por la Silla del Águila.

Se podrían correr apuestas en muchos sentidos y nos podemos centrar en dos hipótesis. La primera es quien de ellos tratará de ser más servicial, efectivo y volverse imprescindible para López Obrador. Mientras la segunda sería: ¿cuál será el primero en abandonar las filas de Morena? Por supuesto, no son excluyentes. El chiste es construir alianzas con otros partidos, ideologías y actores, sin perder espacios en la Cuarta Transformación.

Muestra de ello es que ambos ya empezaron a organizar eventos varios y, más que con simpatizantes, con grupos abandonados por López Obrador. Al mismo tiempo ambos personajes están tratando de probar su valía en conseguir primero lo que el tabasqueño solicita.

Así, Ebrard continúa en la compra/obtención de vacunas, además de representar a nuestro país en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque esto último se ha caracterizado en parte por su olvido y en parte porque la política exterior emprendida por el actual gobierno es lamentable por momentos, dicho en términos diplomáticos.

Monreal, por su parte, exige reflectores. Lo hace al decir que la 4T no espía a nadie con el tema Pegasus (vaya, le ganó en tiempo a la jefa de gobierno de la CDMX y al ejecutivo federal), obvio sin presentar una prueba de por medio, mas también recordar que la agenda legislativa, especialmente a lo que se refiere a la reforma constitucional que exige el macuspano sobre la energía eléctrica, necesitan su oficio en tender puentes para obtener la votación necesaria.

POR VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

DZA

Al mismo tiempo anunció que el periodo para que las empresas abandonen el esquema de subcontratación se extiende, función que en realidad debía haber realizado la secretaria Luisa María Alcalde (creo que ella está más ocupada en enojarse con La Jornada)…

Ricardo Monreal seguirá siendo el coordinador de la bancada morenista en la cámara de senadores; sabe su valía y qué tantos colegas son del ala dura del partido y cuáles no lo son. Tal vez, lo más importante, sabe qué tanto querrán buscar la reelección y lo que les pedirá el electorado para repetir. Será esa baza la que importará para muchos de ellos ahora, más allá de lo que les pida o solicite López Obrador. Con base en ello, tienen más cosas en común (seguir en el juego político y cobrando en el mismo), lo cual puede fortalecer las pretensiones de Monreal, si sabe cómo acercarse adecuadamente a los electores de dichos senadores.

En fin. Lo que ambos tienen en común es que han hecho públicas sus intenciones presidenciales. Aunque Ebrard cuenta con la bendición —más bien el visto bueno— del presidente y Monreal por más que lo ha buscado, solo ha recibido el mutismo del destapador.

Ante lo cual tienen razones para abandonar Morena o tratar con una obediencia absoluta y ciega hacerse de la candidatura de la 4T. Aun pueden jugar ambas cartas, pero pronto tendrán que definir su posición política.